CONSEJOS: IR DE COMPRAS AL SUPERMERCADO

English

Al hacer sus compras diarias en el supermercado, los neoyorquinos están protegidos por varias leyes y normas locales relacionadas a balanzas, anuncios, precios e información sobre productos. Los consejos continuos de interés al consumidor del Departamento de Asuntos del Consumidor (DCA, por sus siglas en Ingles) les pueden asistir al escoger los productos adecuados, cómo puede ahorrar dinero, y cómo puede aprovechar el tiempo en el supermercado. 

  • Revise su recibo. La mayoría de los supermercados utilizan escáneres para cobrarle por sus productos, pero el que haya un sistema computarizado, no significa que siempre sea preciso.  Siempre revise su recibo para asegurarse de que le hayan cobrado el precio anunciado, por la cantidad correcta de artículos, y que no le hayan cobrado impuestos por artículos que no son gravables, tales como medicamentos y varios alimentos. Visite la página web del Departamento de Impuestos del Estado de NY para obtener una lista de los artículos no son gravables.
  • El supermercado debe cumplir con sus anuncios. Los anuncios del supermercado deben ser verdaderos. Si usted ve un anuncio, el mercado debe tener la marca, variedad y tamaño del artículo tal como lo anuncian. Cualquier restricción de compra también debe indicarse en el anuncio y no ser añadida luego en el supermercado. Los supermercados deben cumplir con los precios anunciados y deben tener cantidades razonables disponibles de los artículos anunciados. Si algún artículo está agotado, pida un “raincheck” para que lo pueda comprar más adelante a su precio de liquidación.
  • Revise las balanzas. Cada balanza en el supermercado debe tener una etiqueta actualizada del DCA, certificando que se ha inspeccionado y evaluado y está en buen estado de funcionamiento. Las balanzas deben empezar desde cero y deben llegar a un descanso antes de que le citen un peso y/o un precio. Asegúrese de que el mercado no le sobrecargue y que deduzca el peso del envase vacio.
  • Pese sus productos envasados. Los supermercados venden una gran cantidad de comidas empacadas en la tienda, tal como nueces, frutas o carnes. Esos artículos deben llevar una etiqueta que identifique el producto, el peso neto, y el nombre y la dirección del distribuidor. El mercado también debe proporcionar una balanza dentro de los 30 pies de la sección donde se venden estos artículos, o un letrero indicándole la balanza más cercana. De esa manera usted puede asegurarse que le cobren el precio exacto por el peso del artículo que esté comprando.
  • Busque los precios. Cada artículo debe tener el precio en una etiqueta individual o un sello. Hay algunas excepciones a esta regla, como el tabaco, los alimentos a granel, los huevos, los productos frescos, la leche, y los productos en venta durante siete días o menos. El precio por unidad – es decir, el costo por libra, pinta u otra unidad de medida – debe estar incluido en el estante cerca de la mayoría de productos.
  • Asegúrese de que este fresco. Alimentos perecederos, como cartones de huevos, productos lácteos, y productos de panadería, deben tener un sello con la fecha recomendable de último uso o fecha de vencimiento.
  • Haga una lista de compras, busque ventas de liquidación y cupones, y compare precios. Usted puede ahorrar tiempo y dinero si sabe lo que necesita y busca comprar al mejor precio. Tener una lista disminuye las probabilidades de que compre lo que no necesita y también le ayuda a seguir su presupuesto. Hay muchos cupones disponibles en línea y mediante el uso de apps en su Smartphone. Podría encontrar algunos artículos y productos más baratos en el Internet y hasta se puede ahorrar el viaje al supermercado.

09/10/2014