Nuevos Informes Del Departamento De Salud Revelan Mejorías En La Calidad Del Aire De Toda La Ciudad Entre 2008 Y 2014

Los niveles promedio de materia particulada, dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre en 2014 están muy por debajo de los niveles medidos entre 2008 y 2009, a medida que la ciudad avanza hacia la meta OneNYC (“Una NYC”) de 2030, que consiste en tener el aire más limpio que cualquier otra ciudad en los Estados Unidos.

Los altos niveles de contaminantes se continúan observando en las áreas de mayor tráfico y más densidad de edificios.

La Encuesta de Aire Comunitario es el programa de monitoreo constante de aire urbano más grande de cualquier ciudad de los Estados Unidos.

25 de abril de 2016 — El Departamento de Salud publicó hoy los resultados más recientes de la Encuesta de Aire Comunitario de la Ciudad de Nueva York, que presentaron una mejoría en la calidad del aire entre 2008 y 2014, marcando un avance en el recorrido para alcanzar la meta para el 2030 de tener el aire más limpio que cualquier otra ciudad grande de los Estados Unidos. La encuesta describe métodos y resume seis años de datos del programa de monitoreo constante de aire urbano más grande de cualquier ciudad de los Estados Unidos. En 2014, el nivel promedio anual de los mayores contaminantes del aire que afectan a la salud pública, la materia particulada y el dióxido de nitrógeno, fue 16 % y 21 % menor, respectivamente, que los niveles medidos seis años antes. Los niveles de dióxido de azufre en el invierno del final del 2013 e inicio de 2014 fueron 68 % menores que los del invierno de finales del 2008 e inicio del 2009. Estos contaminantes se han asociado a una diversidad de resultados adversos para la salud, como agravamiento de enfermedades cardiovasculares y respiratorias que resultan en visitas al departamento de emergencias, hospitalizaciones y muerte prematura. Este informe muestra tendencias estacionales en los niveles de contaminación desde el invierno 2008-2009 hasta el otoño de 2014, destaca las fuentes que contribuyen a los altos niveles de contaminantes en los vecindarios de la ciudad de Nueva York y presenta mapas de los niveles de contaminación del aire de los vecindarios, por año.

La administración del alcalde de Blasio, a través de su plan OneNYC, continúa tomando medidas para reducir las emisiones y mejorar la calidad del aire en toda la ciudad. Entre las diversas iniciativas, en febrero pasado la administración del alcalde de Blasio y el Departamento de Protección Ambiental anunciaron que los 5300 edificios que fueron registrados en 2011 como los edificios que quemaban el combustible para calefacción más contaminante (aceite N.o 6), a partir del 31 de diciembre de 2015 cambiaron a un combustible más limpio, reduciendo grandemente las emisiones de dióxido de azufre y partículas finas provenientes de los edificios —mismas que generan muertes prematuras y hospitalizaciones debido a enfermedades cardiovasculares y pulmonares—. En septiembre de 2015, el alcalde de Blasio presentó el programa NYC Retrofit Accelerator, que ofrece asistencia técnica gratuita y servicios de asesoría a los propietarios de edificios con el fin de que estos se vuelvan más ecológicos al adoptar mejorías de energía limpia. La prioridad del programa se establecerá de manera que brinde asistencia a los edificios de los vecindarios con más altos índices de pobreza, que aún usan combustible para calefacción N.o 4. Esto complementa los nuevos pasos importantes para reducir drásticamente las emisiones de los edificios que se anunciaron el viernes, y muchas otras iniciativas OneNYC que están por venir. 

“Con mucha frecuencia la calidad del aire que respiramos está determinada por el vecindario en el que vivimos”, indica la comisionada de la Salud, Dra. Mary T. Bassett. “Vivir en un vecindario con mala calidad de aire puede ocasionar problemas de salud, empeorar las afecciones crónicas de salud y aumentar el riesgo de que las personas mueran demasiado pronto. La iniciativa OneNYC del alcalde de Blasio hará que la ciudad esté más cerca de llegar a ser una ciudad en donde todos los residentes puedan respirar aire limpio, sin importar cuál sea su código postal”.

“Como copresidente de la Junta Congresal del Asma y las Alergias, estoy muy complacido de ver las marcadas mejorías en la calidad de aire de nuestra ciudad. El asma es una de las enfermedades crónicas más graves en los Estados Unidos; afecta aproximadamente a millón y medio de habitantes de Nueva York”, dijo el congresista Eliot Engel (NY-16). “El asma afecta particularmente a los habitantes del Bronx, quienes tienen uno de los mayores índices de visitas a la sala de emergencia por afecciones relacionadas con el asma en toda Nueva York. Este informe muestra que estamos logrando un avance importante que hará la diferencia para todos los habitantes de Nueva York, especialmente aquellos que viven con asma y alergias”.

“La contaminación del aire pasa a menudo desapercibida, pero muchas personas han sentido la amenaza que suponen los inmensos costos para nuestra ciudad, en la forma de enfermedad cardiovascular y respiratoria, e incluso muerte prematura”, dijo el senador del Estado, Brad Hoylman, miembro superior del Comité de Conservación Medioambiental. “Y mientras la calidad del aire sigue siendo un problema en toda la ciudad, incluso aquí en mi distrito, la Encuesta de Aire Comunitario de la Ciudad de Nueva York realizada por el Departamento de Salud y Salud Mental, el programa de monitoreo de aire urbano más grande de los Estados Unidos, ofrece alentadoras señales de avance en las iniciativas de toda la ciudad para mejorar el aire que respiramos. Estoy agradecido con el alcalde de Blasio y con la comisionada Bassett por este informe, espero sirva como una llamada de atención a los legisladores sobre la urgente necesidad de abordar los problemas de la contaminación del aire en todo el estado”.

“Estoy orgulloso de saber que la Encuesta de Aire Comunitario encontró mejoras en la calidad de nuestro aire, especialmente en las emisiones de los edificios, debido a que cambiaron a un combustible para calefacción más limpio”, dijo el miembro del concejo, Costa Constantinides, presidente del Comité de Protección Medioambiental del Concejo. “La encuesta también mostró que aún debemos hacer mucho más, ya que las regiones con niveles de alta densidad de contaminantes y niveles altos de ozono durante el verano continúan siendo un problema. Para poder reducir la contaminación del aire aún más, debemos implementar políticas, tal como estrictas normativas para los combustibles para calefacción. Ansío poder trabajar con el alcalde de Blasio y con la comisionada Bassett del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York, a medida que continuamos mejorando nuestra calidad del aire y nuestra salud pública”.

Principales resultados obtenidos en la Encuesta de Aire Comunitario
  • Los niveles anuales promedio de materia particulada fina, dióxido de nitrógeno y óxido nítrico han disminuido 16 %, 21 % y 24 % respectivamente, durante los últimos seis años.
  • Las mayores reducciones se observaron en el dióxido de azufre, debido a la normativa del combustible para la calefacción —los niveles promedio durante el invierno disminuyeron 68 % de 2008 a 2014—.
  • Los niveles promedio de ozono durante el verano han permanecido estables durante los últimos seis años.
  • Se continúan observando altos niveles de materia particulada fina, dióxido de nitrógeno y óxido nítrico en áreas con alta densidad de tráfico, alta densidad de edificios, calderas de aceite residual y áreas industriales.
  • Se observan altos niveles de dióxido de azufre en áreas que aún tienen calderas de aceite residual.
  • Los niveles de ozono son más altos en los distritos municipales de las afueras, en áreas en donde el viento proviene de lugares con alta densidad de emisiones y tienen menos emisiones por combustión.

###

#028-16

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: (347) 396-4177
Christopher Miller/Julien Martinez: pressoffice@health.nyc.gov