El Departamento de Salud Divulga el Informe Sobre la Morbilidad Materna Grave

El informe da seguimiento a los datos relacionados con los resultados de salud adversos o enfermedades durante el parto

El Departamento de Salud usará los datos para informar las futuras iniciativas
de salud materna y promover la equidad en salud


12 de mayo de 2016
—  El Departamento de Salud publicó hoy el informe "Severe Maternal Morbidity, New York City, 2008-2012" (Morbilidad materna grave, Ciudad de Nueva York, 2008-2012), el cual documenta los índices de complicaciones potencialmente mortales durante los partos. Los datos demuestran un aumento del 28 % en la incidencia de morbilidad materna grave durante el período de 2008 a 2012, de 197 por cada 10 000 partos en 2008, a 253 por cada 10 000 partos en 2012. El informe es la culminación de una colaboración de dos años entre el Departamento de Salud y el Fondo de Salud Pública, con el apoyo de Merck for Mothers, para diseñar el primer sistema de vigilancia de morbilidad materna grave de la ciudad. El informe se encuentra en el sitio web de la agencia, nyc.gov/health.

smm-report-graph


Desde 2008, los índices de morbilidad materna grave han aumentado en Estados Unidos. Los impulsores del aumento varían e incluyen documentación y vigilancia mejoradas, embarazos tardíos, mayor cantidad de partos por cesárea, brote de infecciones y mayor proporción de mujeres embarazadas con obesidad y condiciones crónicas subyacentes.

El informe también muestra discrepancias persistentes entre raza, etnia e ingresos. Estas discrepancias son probablemente el producto de un historial de racismo estructural. La morbilidad materna grave afecta a aproximadamente 2500 mujeres de la ciudad de Nueva York al año. Las mujeres negras no latinas tuvieron el índice más alto (387 por cada 10 000 partos), tres veces más que las mujeres blancas no latinas (127 por cada 10 000 partos). Esta discrepancia persistió incluso al comparar a las mujeres negras no latinas y a las mujeres blancas no latinas con factores de riesgo similares, como un bajo nivel educativo, pobreza en el vecindario y obesidad antes del embarazo. El índice de morbilidad materna grave también fue alto entre las mujeres puertorriqueñas (272 por cada 10 000 partos) o entre las mujeres de otro origen latino (249 por cada 10 000 partos). Los índices de morbilidad materna grave fueron más altos entre las mujeres que viven en los vecindarios más pobres, entre los que Brownsville tiene el índice más alto de la ciudad, con 497 por cada 10 000 partos.

"Este informe destaca la necesidad de hacer todo lo posible para garantizar que las mujeres tengan la oportunidad de vivir una vida saludable antes, durante y después del embarazo", dijo la comisionada de Salud, la Dra. Mary T. Bassett. "Continuaremos enfocando nuestros esfuerzos en los vecindarios más afectados por la morbilidad materna grave, que por lo general son las comunidades de color. Exhorto a los proveedores de atención médica y a las organizaciones comunitarias a que nos acompañen en esta iniciativa"̎.

"Como el principal proveedor de atención médica para las comunidades minoritarias, continuamos eliminando las discrepancias de atención médica y luchamos por la equidad en salud. Estos datos nos ayudan a enfocar nuestros esfuerzos y recursos para mejorar los resultados, para que las mujeres de la ciudad de Nueva York, sin importar sus ingresos, seguro o estado migratorio, se mantengan saludables durante el embarazo y durante el período posparto", dijo el Dr. Ram Raju, presidente y director ejecutivo de Salud + Hospitales de NYC. "Estamos comprometidos a garantizar el más alto nivel de atención para nuestras pacientes obstétricas y felicito al Departamento de Salud y Salud Mental (DOHMH) por su trabajo al recopilar estos datos".

"Nos complace ver a la ciudad de Nueva York personalizar el modelo nacional de vigilancia de morbilidad materna de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para desarrollar una imagen local más clara del impacto de estas condiciones mortales", dijo el Dr. William Callaghan, MD, MPH, jefe de la División de Salud Materna e Infantil de los CDC. "Estos nuevos datos darán a todas las personas que participan en la atención a mujeres embarazadas en la ciudad de Nueva York la perspectiva que necesitan para mejorar la atención materna y garantizar la salud de la próxima generación de madres y sus bebés".

"Aunque la mortalidad materna es el problema más devastador en la atención obstétrica, la morbilidad grave afecta a más de 50 000 mujeres en todo el país", dijo la Dra. Mary E. D’Alton, MD, miembro del Colegio de Obstetricia y Ginecología de los Estados Unidos (ACOG, por sus siglas en inglés) copresidenta de la Iniciativa para una Maternidad Segura del Distrito II de ACOG. "El Departamento de Salud y Salud Mental de la Ciudad de Nueva York ha continuado con su compromiso
de analizar más de cerca este problema, especialmente lo relacionado con las discrepancias en la atención médica. Traducir los resultados de su trabajo para convertirlos en una mejor atención para las mujeres ahora debe convertirse en una prioridad".

"La innovadora investigación de morbilidad grave de la Ciudad de Nueva York es un paso esencial para hacer que el embarazo y el parto sean más seguros para las mujeres en toda la ciudad, independientemente del código postal en donde vivan", dijo la Dra. Priya Agrawal, directora ejecutiva de Merck for Mothers. "Conocer la profundidad del problema es un primer paso fundamental para trabajar para mejorar la salud materna de los cuatro millones de mujeres que dan a luz en los EE. UU. cada año".

"La morbilidad materna puede tener consecuencias devastadoras a largo plazo para la salud de las mujeres y el bienestar de sus familias; felicitamos al Departamento de Salud por dirigir la atención a este importante problema", dijo Ngozi Moses de la Red Perinatal de Brooklyn en nombre de los Organismos de Coordinación Perinatal Regional (RPCB, por sus siglas en inglés), financiado por el Concejo Municipal de Nueva York. "Los RCPB han dirigido la colaboración de los programas perinatales locales y de la ciudad durante 15 años para facilitar el acceso a los servicios en las comunidades que históricamente han enfrentado barreras para la atención perinatal. Esperamos que este informe reitere el apoyo a nuestros esfuerzos para garantizar que todas las mujeres embarazadas reciban atención oportuna y de calidad".

Este sistema de vigilancia de datos de la ciudad es el primero de su tipo en la nación en dar seguimiento y supervisar los casos de morbilidad materna grave a nivel municipal. Los sucesos de morbilidad materna grave se identificaron usando un algoritmo desarrollado por los CDC. El algoritmo identifica 25 indicadores, que incluyen insuficiencia respiratoria, eclampsia, transfusión sanguínea e histerectomía, los cuales representan complicaciones graves del embarazo o de los procedimientos usados para controlar esas condiciones. El Departamento de Salud está trabajando para divulgar estos hallazgos ampliamente por medio de canales impresos y en línea y de reuniones con los miembros de la comunidad, los proveedores de atención médica y los encargados de hacer las políticas, para garantizar que los datos sean compartidos para informar sobre las políticas y los programas dirigidos al mejoramiento de la salud materna. 

El Departamento de Salud continuará esta vigilancia y está comprometido a abordar los crecientes índices de morbilidad materna grave, con un enfoque particular en la reducción de las desigualdades en la morbilidad materna usando un enfoque multifacético. En un convenio con los interesados, el Departamento de Salud está trabajando para mejorar la salud general de las mujeres antes, durante y después del embarazo. Las iniciativas clave incluyen abordar las enfermedades crónicas en las mujeres en edad reproductiva, incrementando el acceso a un amplio rango de métodos anticonceptivos posparto, después de un aborto, planificación familiar y entornos de atención primaria, designando salas de salud femenina en los nuevos Centros de Acción de Salud en Comunitario para aumentar los programas comunitarios clínicos y no clínicos para tratar abordar los resultados deficientes de salud materna y colaborar con las asociaciones estatales y médicas y hospitalarias para implementar la prevención comunitaria y las estrategias clínicas para apoyar la salud materna, incluida la salud mental de las
nuevas madres. 

Algunos de los programas del Departamento de Salud que apoyan los resultados saludables del embarazo y la salud femenina incluyen:

Nurse-Family Partnership (Asociación Enfermera-Familia): Nurse-Family Partnership es un programa de visitas de enfermeras al hogar que está basado en la evidencia, que se lleva a cabo en las comunidades con mayor necesidad en la ciudad de Nueva York. En Nurse-Family Partnership, las enfermeras visitan a las mujeres en sus hogares cada dos semanas durante el embarazo y durante los primeros dos años de vida del bebé, ofreciendo una guía para la lactancia materna, desarrollo infantil, habilidades de crianza, planificación de los embarazos, prácticas de salud preventiva y estrategias para alcanzar la autosuficiencia económica, incluyendo regresar a la escuela y encontrar un empleo sostenible.

Healthy Start Brooklyn: Healthy Start Brooklyn, una iniciativa multifacética basada en el lugar, proporciona educación y apoyo para mejorar la salud y el bienestar de las mujeres, sus bebés y sus familias. El programa se enfoca en el Centro y Este de Brooklyn, atendiendo a los vecindarios de Brownsville, East Nueva York, Bedford Stuyvesant y Bushwick. Healthy Start Brooklyn proporciona algunas visitas al hogar, así como recursos sobre la lactancia materna, depresión perinatal, atrasos en el desarrollo y seguridad en el hogar. El programa trabaja con toda la familia al involucrar a los padres a través del programa Fathers Also Matter (FAM), el cual apoya a los hombres como padres y a través de recomendaciones para la capacitación laboral y otros servicios. Healthy Start Brooklyn también opera el programa de apoyo By My Side, estableciendo contacto entre las doulas (asistentes capacitadas en partos) y las mujeres embarazadas.

Salas de salud de la mujer: Albergadas dentro de los Centros de Acción de Salud Comunitarios, que abrirán pronto, las salas de salud femenina serán áreas especializadas para promover el bienestar materno y la salud de la familia. La sala de salud de la mujer ampliará el alcance de los servicios reproductivos y de salud de las mujeres al proveer un área física para que las mujeres amamanten a sus bebés, descansen, hagan ejercicio y fortalezcan sus apoyos estructurales de las redes de apoyo social que con frecuencia no están presentes en las comunidades con resultados deficientes durante los partos y altos índices de mortalidad infantil. Los programas ofrecidos en las salas incluirán actividades para apoyar la lactancia materna, conductas para reducir los riesgos durante y después del embarazo, alimentación más saludable, así como recursos para la remisión con un médico y con los proveedores de servicio social y centros de maternidad.

###

#032-16

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: (347) 396-4177
Christopher Miller/Carolina Rodríguez: pressoffice@health.nyc.gov