El Departamento De Salud Señala Nuevos Datos Preliminares Sobre Hepatitis B Y C En Reconocimiento Del Mes De Concientización Sobre La Hepatitis

La cantidad de nuevos casos informados de hepatitis C crónica ha disminuido 5.4 % del 2014 al 2015

El Departamento de Salud ha completado el primer año del programa de coordinación para el tratamiento de la hepatitis C del Proyecto INSPIRE y, a la fecha, se han inscrito 1,370 pacientes con hepatitis C


24 de mayo de 2016 – En reconocimiento del Mes de Concientización sobre la Hepatitis, el Departamento de Salud ha señalado el día de hoy nuevos datos preliminares sobre la hepatitis B y la hepatitis C. En la ciudad de Nueva York, aproximadamente 100 000 personas padecen hepatitis B y 146 500 personas mayores de 20 años padecen hepatitis C. Muchas personas que padecen estas afecciones no tienen conocimiento de que están infectadas y no reciben el tratamiento médico correspondiente. La infección por hepatitis C tiene cura si se diagnostica y se realiza el tratamiento adecuado.

Los datos preliminares del Departamento de Salud indican lo siguiente para el año 2015:
  • Recientemente, se ha diagnosticado hepatitis B crónica a 7719 personas en la ciudad de Nueva York, lo que representa un leve aumento con respecto a 7459 en el año 2014.
  • Dos tercios de esas personas diagnosticadas (66.5 %) tenían entre 20 y 49 años.
  • La tasa más elevada de hepatitis B crónica ocurrió en Sunset Park, Brooklyn en una proporción de 744.8 cada 100 000 personas. Otros vecindarios con tasas elevadas de hepatitis B crónica fueron Borough Park, en Brooklyn, y Flushing, Queens, Greenwich Village-SoHo y Union Square, en Manhattan.
  • Recientemente, se ha diagnosticado hepatitis C crónica a 7276 personas en la ciudad de Nueva York, lo que representa una leve disminución con respecto a 7691 en el año 2014.
  • El 49.7 % de las personas a las que se les diagnosticó hepatitis C crónica nació entre los años 1945 y 1965 (la generación del “baby boom”).
  • El 12.0 % de los neoyorquinos a los que se le diagnosticó hepatitis C crónica tenían entre 0 y 29 años y, de este grupo, el 89.8 % tenía entre 20 y 29 años.
  • Los vecindarios con las tasas más elevadas de hepatitis C crónica fueron East Harlem, Chelsea-Clinton, East Harlem y Central Harlem, en Manhattan, y Hunts Point-Mott Haven en el Bronx.
Los datos del año 2014 están disponibles en “Hepatitis B and C: Annual Report of Activities, 2014” del Departamento de Salud.

“Ahora es más fácil que nunca realizarse análisis y tratarse contra la hepatitis viral en la ciudad de Nueva York”, afirmó la Dra. Mary T. Bassett, comisionada de Salud. “Hemos hecho avances a la hora de identificar casos y de facilitar tratamiento a los neoyorquinos, pero debemos continuar trabajando con las comunidades de toda la ciudad a fin de dedicar más recursos para hacer frente a una enfermedad que afecta en forma desproporcionada a las comunidades neoyorquinas de personas de color y LGBT”.

“La hepatitis viral continúa siendo una epidemia silenciosa en la ciudad de Nueva York. La cantidad de neoyorquinos que mueren a causa de la hepatitis viral se encuentra en aumento, pero también hay muchas personas que no están conscientes de que están en riesgo y no se han realizado análisis. Recomendamos a los neoyorquinos que se informen sobre la hepatitis viral y que, si forman parte de la generación del baby boom, se realicen pruebas de detección para detectar la presencia de hepatitis C”, afirmó el Dr. Jay Varma, comisionado Adjunto para el Control de Enfermedades.

“Nos preocupan mucho las recientes infecciones por hepatitis C en los jóvenes”, afirmó la Dra. Fabienne Laraque, directora médica del Programa de Hepatitis Viral del Departamento de Salud. “Queremos que todos los neoyorquinos, especialmente los jóvenes que se vuelven adictos a los analgésicos recetados, sepan que pueden protegerse de la hepatitis C”.

“Los datos del Departamento de Salud y Salud Mental (DOHMH, por sus siglas en inglés) de la Ciudad de Nueva York indican una reducción considerable y alentadora de nuevos casos de hepatitis C en esta ciudad. Sin embargo, el leve aumento en la cantidad de nuevos casos de hepatitis B y el hecho de que casi un cuarto de millón de neoyorquinos padece hepatitis C o hepatitis B indican que, si queremos reducir la transmisión de la enfermedad, debemos continuar desarrollando políticas públicas, educación y programas para reducir las prácticas sexuales inseguras y evitar que los consumidores de drogas compartan las jeringas por vía intravenosa”, afirmó el asambleísta Richard N. Gottfried, director del Comité de la Asamblea de Salud.

El pasado abril, el Consejo de Revisión sobre Consumo de Drogas del Departamento de Salud (DURB, por sus siglas en inglés) del Estado de Nueva York votó para que se eliminaran las restricciones de receta en la cobertura de medicamentos para el tratamiento de la hepatitis C a beneficio de los pacientes con los planes de pago por servicio de Medicaid. Asimismo, la Oficina del Fiscal General del Estado de Nueva York llegó a un acuerdo con algunas compañías de seguro privadas del estado para eliminar sus propias restricciones sobre la cobertura de fármacos para el tratamiento de la hepatitis C. Aunque estas acciones permitan aumentar el acceso, el Departamento de Salud solicita encarecidamente a todas las compañías de seguro médico que eliminen las restricciones sobre la cobertura para el tratamiento de la hepatitis C.

A partir del año 2014, el Consejo de la Ciudad de Nueva York ha financiado servicios de asesoramiento para pacientes con hepatitis B y C en centros de salud de la comunidad y programas de reducción de daños en toda la ciudad. Estos programas ayudaron a 2471 pacientes en el año fiscal 2015, lo cual facilitó participación, prevención, asesoramiento de salud, acceso a la atención y servicios de coordinación de tratamientos. En el año fiscal 2016, se asignaron casi $975 000 para los centros de salud de la comunidad con el fin de mejorar el tratamiento contra la hepatitis B y C, fortalecer los servicios de prevención y ofrecer capacitación a los profesionales de la salud. Esta financiación del Consejo de la Ciudad permite a la fundación Empire Liver Foundation brindar el desarrollo de capacidad clínica con el fin de mejorar las aptitudes de los proveedores a la hora de atender y tratar a personas con hepatitis C en centros médicos de toda la ciudad.

La investigación realizada por el Programa de Hepatitis Viral del Departamento de Salud, de junio a noviembre de 2014, indica que los factores más comunes nombrados por los proveedores y pacientes como obstáculos para el tratamiento contra la hepatitis C incluyen el consumo activo de drogas y alcohol, otras afecciones médicas y problemas de salud mental. Estos problemas están siendo abordados por la más reciente iniciativa del Programa de Hepatitis Viral —Project INSPIRE—. El proyecto experimental de tres años busca mejorar la atención médica y reducir los costos para pacientes con hepatitis C a través de una coordinación de tratamientos.

Al día de la fecha, Project INSPIRE ha inscrito a 1805 pacientes en un programa diseñado para apoyarlos durante el tratamiento de la hepatitis C, mientras tratan sus comorbilidades, incluidos los problemas de salud mental y abuso de sustancias. Se espera que las personas inscritas alcancen tasas de cura del 90 %, en el caso de pacientes sin cirrosis, y de al menos el 50 %, en el caso de pacientes con cirrosis. A través del análisis de costos y el desarrollo de un nuevo modelo de pago, este proyecto tiene como fin demostrar que la coordinación de tratamientos brinda apoyo a los pacientes durante el proceso de curación, reduce la cantidad de hospitalizaciones y costos de la sala de urgencias y disminuye las complicaciones a largo plazo de la infección por hepatitis C. Project INSPIRE trabaja en colaboración con los centros médicos Mount Sinai y Montefiore en Upper Manhattan y el Bronx, donde el índice de personas con hepatitis C es el más alto de la ciudad.

El Programa de Hepatitis Viral del Departamento de Salud ofrece recursos gratuitos para brindar apoyo a los proveedores de atención médica a la hora de detectar y atender a pacientes con hepatitis B y C. Estos recursos incluyen capacitaciones presenciales regulares para proveedores de atención médica y trabajadores sociales sobre temas relacionados con la hepatitis B y C, así como recursos educativos impresos y digitales para los pacientes y los proveedores. Asimismo, el programa es el principal organizador de Hep Free NYC, una red de organizaciones de la comunidad, organizaciones de atención médica, proveedores y defensores de toda la ciudad organizados para tratar a personas con hepatitis B y C en la ciudad; también es el principal organizador de la Red de Proveedores Clínicos para el VHC, una red formal de hospitales de la ciudad de Nueva York organizados para tratar a personas con hepatitis C (HepCX.NYC). Para obtener más información, visite nyc.gov/health/hepatitis o envíe un correo electrónico a hep@health.nyc.gov.

En reconocimiento del Mes de Concientización de la Hepatitis, el Departamento de Salud recomienda encarecidamente a los neoyorquinos que hagan lo siguiente:
  • Conozca cuáles son los riesgos de contraer hepatitis B y C. Visite nyc.gov/health/hepatitis o envíe un mensaje de texto con la palabra “HIGADO” al 877877.
  • Si está en riesgo, le recomendamos que se realice un análisis. Pídale a su médico que le haga una solicitud para hacerse análisis o busque un centro de análisis y tratamiento para la hepatitis B o C más cercano a su domicilio utilizando el localizador de centros del Departamento de Salud.
  • Protéjase a usted mismo y a sus seres queridos para no contraer hepatitis B. Solicite a su médico la vacuna contra la hepatitis B.
  • Si padece hepatitis B o C, obtenga más información sobre cómo mantenerse saludable. Visite nyc.gov/health/hepatitis o descargue la aplicación NYC Liver Health.

###

#035-16sp

CONTACTO CON LOS MEDIOS:

Christopher Miller/Julien Martinez
pressoffice@health.nyc.gov (347) 396-4177