El Departamento de Salud Da a Conocer Datos Sobre Hospitalizaciones por Mordeduras de Perro

Entre 2007 y 2014, las visitas a la sala de emergencias por mordeduras de perros aumentaron un 12 %; en 2014, los gastos hospitalarios por estas lesiones sumaron más de diecisiete millones de dólares.

El Departamento de Salud lleva a cabo esfuerzos continuos para educar sobre mordeduras de perros a niños en escuelas, programas extracurriculares y en centros comunitarios.

14 de julio de 2017 — El Departamento de Salud dio a conocer hoy un informe sobre lesiones por mordeduras de perro en la ciudad de Nueva York. Este informe identifica las tendencias en mordeduras de perro durante 2014, con un enfoque en las diferencias entre vecindarios, grupos de edades y actividades en el momento de las mordeduras denunciadas. En 2014, se produjeron 6373 visitas a la sala de emergencias a causa de mordeduras de perro, 293 hospitalizaciones y 3188 denuncias por mordeduras de perro. Los gastos hospitalarios debido a estas lesiones sumaron más de diecisiete millones de dólares. Los índices por denuncias, tanto por mordeduras de perro como por visitas a la sala de emergencias, fueron más altas entre niños y jóvenes de 17 años de edad o menores que entre adultos —49.5 frente a 32 por cada cien mil y 101.8 frente a 67.9 por cada cien mil, respectivamente—. A nivel nacional, las mordeduras de perro son la causa principal de lesiones no mortales entre niños. El índice de denuncias por mordeduras de perros fue mayor entre niños de 5 a 12 años de edad —61.5 por cada cien mil—. Las mordeduras de perro a niños de 17 años de edad o menores sucedieron con mayor frecuencia durante los meses de verano (34 %), entre junio y agosto. El informe también muestra las tendencias entre las mordeduras de perro de 2007 a 2014. Se produjo un aumento del 12 % en visitas a la sala de emergencias relacionadas con mordeduras entre 2007 y 2014, y un descenso de 10 % en mordeduras denunciadas al Departamento de Salud. Las lesiones por mordeduras de perro pueden causar desfiguración, infección, efectos psicológicos como ansiedad, y, en algunas ocasiones, requieren profilaxis postexposición a la rabia. El informe de datos completo, en inglés, se puede encontrar aquí (PDF).

Para leer este comunicado de prensa completo en inglés, haga clic aquí.

###

#060-17

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: Christopher Miller/Julien Martinez: 347-396-4177, PressOffice@health.nyc.gov