El Alcalde Bloomberg Anuncia Que El Tribunal De Apelaciones De Nueva York Reafirmó Unánimemente La Ley Estatal Que Permite El Servicio De Taxis Gitanos En Las Calles Y Taxis Amarillos Adicionales Para Discapacitados

-- error --Gallery DCR : /templatedata/News/PhotoGallery/data/2013/6/discusses-implementation-of-five-borough-taxi-plan-_35859.xml may not have been deployed

06/06/2013

El dictamen reafirma la constitucionalidad de la ley estatal contra impugnaciones de arrendatarios y dueños de medallones de taxis

El alcalde Michael R. Bloomberg, el presidente de la Comisión de Taxis y Limusinas (TLC, en inglés) David  Yassky y el abogado de la Ciudad Michael A. Cardozo elogiaron la decisión unánime hoy del Tribunal de Apelaciones del Estado de Nueva York reafirmando una ley estatal que autoriza  el establecimiento por la Ciudad de un servicio de taxis gitanos en las calles en Brooklyn, Queens, el Bronx, Staten Island y el norte de Manhattan, así como la venta por el Gobierno local de 2,000 medallones adicionales para taxis amarillos con acceso para sillas de ruedas, que se espera genere aproximadamente $1 mil millones en ingresos para la Ciudad en los próximos años.

“Con este dictamen, podemos finalmente traer un servicio de taxi seguro y confiable a los cuatro y medio condados que actualmente no lo tienen”, dijo el alcalde Bloomberg.  “Esa es una victoria para todo el que vive en, trabaja en o visita la Ciudad de Nueva York, y también avanzará nuestras gestiones para hacer que el servicio de taxis esté disponible a la gente con discapacidades, añadiendo 2,000 taxis amarillos en las calles con acceso para sillas de ruedas”.

En tres casos relacionados, Metropolitan Taxicab Board of Trade vs. Bloomberg, Taxicab Services Assoc. vs. Estado de Nueva York y Greater New York Taxicab Assoc. vs. Estado de Nueva York, miembros de la industria de taxis amarillos y otros demandantes alegaron que la ley era inconstitucional, arguyendo que la Legislatura del Estado de Nueva York puso en vigor la ley estatal violando ciertos requisitos procesales y sustantivos de la Constitución del Estado.  El otoño pasado, cuando el juez Arthur Engoron, de la Corte Suprema del Estado de Nueva York, dictaminó que la ley estatal era inválida, el Tribunal de Apelaciones del Estado concedió un permiso a los gobiernos local y estatal para que pasaran por alto una revisión por un juzgado de apelaciones estatal de nivel medio y presentaran una apelación directa al Tribunal de Apelaciones.  Al contradecir a la Corte Suprema hoy, en una opinión rubricada por el juez Pigott, el Tribunal de Apelaciones declaró que la ley estatal es constitucional.  Al hacerlo, el Tribunal halló que la ley estatal está diseñada para avanzar un interés sustancial del Estado para mejorar el acceso a transporte contratado en las calles de los cinco condados — especialmente para las personas con discapacidades y personas que viven o pasan tiempo en áreas de la Ciudad de Nueva York históricamente carentes de servicio de la industria de taxis amarillos.

“La Comisión de Taxis y Limusinas está ansiosa de proceder con su programa para que la oferta de servicio directo en las calles por los taxis gitanos esté disponible en zonas de la Ciudad donde el servicio de taxis amarillos no es común”, dijo el presidente Yassky.  “También estamos ansiosos de poner en las calles más automóviles accesibles para sillas de ruedas, y esperamos trabajar con la comunidad de defensa de las personas con discapacidades para implementar todos los programas progresistas que ya están en pie para ofrecer servicio a los discapacitados’.

 “En nuestra opinión, la Corte afirmó correctamente que la ley estatal avanza una preocupación sustancial del Estado de mejorar el acceso al transporte contratado en toda la Ciudad”, dijo el abogado de la Ciudad Michael Cardozo.  “También creemos que el Tribunal tuvo la razón al rechazar todos los argumentos de los demandantes sobre la constitucionalidad de la ley estatal”.

En su dictamen de 22 páginas, el Tribunal de Apelaciones rechazó de forma unánime todos los argumentos de los demandantes.  La ley estatal “simplemente avanza” importantes metas del Estado, razonó el Tribunal, incluyendo la disposición de “servicios [e]ficientes de transporte en la Ciudad más grande del Estado y centro internacional de comercio”.  La jueza Sheila Abdus-Salaam, que se unió al Tribunal después de que estos casos fueron presentados y discutidos, no participó en la decisión.

Entre los demandantes en los tres casos estuvieron asociaciones de comercio y miembros de la industria de taxis amarillos, cajas de ahorro que prestan dinero para financiar la adquisición de medallones y el concejal Lewis A. Fidler. Participantes en la industria de taxis gitanos (o ‘de librea’) a favor y en contra de la ley estatal intervinieron como acusados y demandantes, respectivamente.  Participando como amicus curiae, el presidente del condado de Manhattan, Scott Stringer, respaldó la posición de la Ciudad.

De acuerdo a una enmienda realizada en febrero de 2012, la ley estatal impugnada en estas demandas legales autoriza a la Ciudad a establecer un programa de Licencias para taxis accesibles a minusválidos de contratación directa en las calles (Hail Accessible Interborough License o HAIL, en inglés) a fin de proveer un servicio seguro, confiable y legal en áreas de la Ciudad con deficiencias en el servicio de taxis amarillos.  La demanda insatisfecha de servicio de taxis de contratación directa en esas áreas ha sido atendida por taxis gitanos (que actualmente no tienen permiso para recoger gente directamente en las calles) y otros taxis ilegales.  Bajo el programa HAIL, los vehículos autorizados pueden atender solicitudes en las calles de Manhattan al norte de la calle East 96th y West 110th, así como en Brooklyn, Staten Island, el Bronx y Queens (excepto en los aeropuertos LaGuardia y Kennedy).  La ley estatal autoriza a la Comisión de Taxis y Limusinas a expedir hasta 18,000 licencias de vehículos HAIL durante un período de tres años, 20 por ciento de las cuales deben ser para vehículos con acceso para sillas de ruedas.  Asimismo, la ley estatal autoriza a la Ciudad a expedir, y a vender en subasta pública, 2,000 licencias nuevas (conocidas como medallones) para taxis amarillos con acceso para sillas de ruedas.  Además de incrementar la disponibilidad de taxis amarillos con acceso para personas con discapacidades en la Ciudad, la emisión de estos 2,000 medallones nuevos deberá generar más de $1 mil millones en ingresos para la Ciudad.

Expresando su preocupación por el equilibrio entre el poder estatal y el local, los demandantes en cada caso argumentaron que el Estado carecía de la potestad constitucional para aprobar la ley sin un “mensaje de las reglas de casa” del Concejo Municipal.  Algunos de los demandantes también aseguraron que la ley estatal viola la “Cláusula de privilegios exclusivos” de la Constitución de Nueva York al limitar la elegibilidad para las nuevas licencias HAIL.

Scott Shorr, abogado sénior del Departamento de Leyes de la Ciudad (Law Department, e inglés) representó al Gobierno local ante el Tribunal de Apelaciones del Estado de Nueva York.  Otros abogados del Departamento de Leyes que trabajaron en el caso son Robin Binder, Ave Maria Brennan, Gabriel Taussig, Carrie Noteboom, Kathleen Schmid, Christopher Reo, Christine Billy y Spencer Fisher.  Entre los abogados de la Comisión de Taxis y Limusinas que trabajaron en este asunto se incluyen Meera Joshi, Christopher Wilson y Sherryl Eluto.

Marc La Vorgna / Julie Wood

2127882958
Allan J. Fromberg
Taxi and Limousine Commission
2126761013
Kate O'Brien Ahlers / Liz Thomas
NYC Law Department
2123564000