El Alcalde Bloomberg Anuncia Caída Significativa En Las Tasas De Obesidad Infantil En La Ciudad De Nueva York, En Oposición A Tendencias Nacionales

December 15, 2011

El descenso llega tras años de audaces programas de nutrición y actividades físicas; la caída más pronunciada se ha registrado en los niños de 5 a 6 años

Un nuevo Equipo de trabajo proseguirá el éxito municipal en la reducción de la obesidad


El alcalde Michael R. Bloomberg, la vicealcaldesa de Salud y Servicios Humanos Linda I. Gibbs, el comisionado del Departamento de Salud e Higiene Mental (DOHMH, en inglés) Dr. Thomas A. Farley y el canciller del Departamento de Educación (DOE, en inglés) Dennis M. Walcott anunciaron hoy que, tras años de innovadoras políticas para mejorar la nutrición infantil y promover el ejercicio físico, las tasas de obesidad en los estudiantes de escuelas públicas primarias e intermedias en la Ciudad de Nueva York han disminuido en los últimos cinco años lectivos en todos los grupos raciales y étnicos.  Esto representa el más grande descenso en la obesidad infantil reportado hasta la fecha por una ciudad grande en el país, y contrasta marcadamente con el estancamiento de las tasas en toda la nación.  Las tasas de obesidad general en los alumnos locales de kindergarten hasta 8vo grado decrecieron 5.5 por ciento, y el descenso más agudo fue registrado en los niños de 5 a 6 años de edad.  La caída de los índices fue medida utilizando NYC FITNESSGRAM, un programa para evaluar y reportar la preparación física para jóvenes desde kindergarten hasta 12mo grado en la Ciudad de Nueva York, y están siendo publicados hoy en el Informe semanal de morbilidad y mortalidad de la Oficina federal de Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).  Sumándose a los revolucionarios estándares municipales ya implementados para las máquinas de expendio de bebidas, el alcalde Bloomberg publicó hoy nuevos estándares de la Ciudad para asegurar que las máquinas de expendio de comidas en edificios municipales tengan un abastecimiento de opciones más sanas, y la vicealcaldesa Gibbs y el vicealcalde de Operaciones Cas Holloway anunciaron también la creación de un equipo de trabajo de múltiples agencias encargado de recomendar soluciones innovadoras para avanzar aun más en la lucha contra la obesidad.  El alcalde Bloomberg también reconoció el rol que está desempeñando el Concejo Municipal en las gestiones de la Administración para combatir la obesidad, especialmente la colaboración con la presidente Christine C. Quinn, la concejal María del Carmen Arroyo (presidente el Comité de Salud)  y el concejal Robert Jackson (presidente del Comité de Educación).  El alcalde realizó el anuncio en el mostrador de ensaladas de la cafetería en la Escuela Pública (P.S.) 218 en el Bronx, donde le acompañaron el presidente del condado, Rubén Díaz Jr.; el presidente de la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York (NYCHA, en inglés) John B. Rhea; el Arquitecto David J. Burney, FAIA, comisionado del Departamento de Diseño y Construcción (DDC, en inglés); la coordinadora de Política Alimenticia Kim Kessler; y la subcomisionada ejecutiva de la Administración de Recursos Humanos (HRA, en inglés) Cecile Noel.

“Este año, nuestra ciudad presenció un descenso récord en el número de neoyorquinos fumadores, y ahora tenemos aun más buenas noticias sobre la salud de los neoyorquinos”, dijo el alcalde Bloomberg.  “Aun cuando la obesidad infantil en el resto de la nación ha permanecido igual o empeorado, en la Ciudad de Nueva York está descendiendo.  Los niños más preparados físicamente tienen menos problemas de salud ― y van menos al hospital.  Esta es una noticia estupenda para los niños y sus familias, y también para los contribuyentes de impuestos.  En la última década, nuestra Administración ha innovado con nuevas estrategias de intervención de salud, y esa labor está claramente dando resultado”.

“El anuncio de hoy de es realmente emocionante”, dijo la presidente del Concejo Municipal Christine C. Quinn.  “Reducir la obesidad infantil y enfermedades relacionadas con la dieta requiere una verdadera coordinación entre agencias municipales y colaboradores locales.  Es por eso que hace 5 años creamos la posición de coordinador de Política Alimenticia.  Necesitábamos a alguien que creara e implementara una estrategia integrada para elevar estándares de nutrición en las escuelas, mejorar las opciones de comidas sanas en nuesgtras comunidades ― mediante programas como Green Carts y FRESH ― y crear programación educativa para apoyar la capacidad de los niños para tomar decisiones saludables.  Es gratificante ver data que muestra que nuestra estrategia está dando resultado”.

“Estas cifras son una buena noticia, y representan un gran primer paso hacia una Nueva York más saludable.  La crisis de la obesidad en el Bronx y por toda la ciudad pone a nuestros niños en grave riesgo de enfermedades crónicas”, dijo el presidente del condado del Bronx, Rubén Díaz hijo.  “Aunque me alegra ver una caída en las tasas de obesidad infantil, aún hay mucho trabajo por hacer, y mi oficina seguirá trabajando con esta administración y otros para ayudar a nuestros niños y nuestros adultos a tomar decisiones de comidas más sanas.  Aplaudo al alcalde Bloomberg, a los vicealcaldes Gibbs y Holloway, y al comisionado Farley por su continuo compromiso de mantener sanos a los residentes de todas las edades en nuestra Ciudad”.

“Sabemos que las conductas sanas ― o insanas ― empiezan en la infancia, por lo cual es crucial que los niños estén expuestos a una temprana edad a comidas nutritivas y ejercicios”, dijo la vicealcaldesa Gibbs.  “Durante la última década, la Ciudad de Nueva York ha estado en la vanguardia del proporcionar a los niños comidas más sana, más oportunidades para hacer ejercicios y mostrarles un estilo de vida generalmente más sano.  Es gratificante ver que nuestros esfuerzos han resultado en una tasa de obesidad más baja, en marcado contraste con las tendencias estancadas o ascendentes que vemos en todos los demás sitios en la nación”.

”Muchos neoyorquinos luchan con la obesidad, pero las cifras de hoy muestran que, con un esfuerzo sostenido, es una lucha que podemos ganar”, dijo el vicealcalde Holloway.  “Este nuevo equipo de trabajo llevará toda la fuerza de los recursos y creatividad de la ciudad a dar frutos en la gestión para proseguir y acelerar nuestro éxito ― lo cual mejorará la calidad de vida para miles de neoyorquinos”.

“Tras décadas de aumentos en la obesidad infantil, nos sentimos muy animados de ver descendiendo a las tasas de obesidad”, dijo el Dr. Thomas Farley, comisonado de Salud de la Ciudad.  “Menos niños en la Ciudad de Nueva York están alcanzando niveles de peso peligrosos que aumentarían mucho su riesgo de tener problemas de salud para toda la vida, incluyendo la diabetes y enfermedades cardíacas.  Creemos que los muchos pasos que hemos dado para revertir la epidemia de la obesidad han ayudado. Aunque creemos que estamos en el camino correcto, aún tenemos mucho trabajo por hacer para reducir más las tasas de obesidad de niños y adultos”.

“Estamos impulsando hábitos de comidas sanas y ejercicios desde temprano en las escuelas de la Ciudad de Nueva York”, dijo el canciller escolar Dennis Walcott.  “Hemos mejorado lo saludable de la comida que servimos en las cafeterías y sacado a las bebidas azucaradas de las máquinas de expendio en las escuelas.  Estos cambios sencillos marcan una diferencia real al minimizar el aumento de peso en nuestros hijos y también ayudan a crear patrones de vida saludables que nuestros estudiantes pueden llevar con ellos en el futuro”.

El informe del Departamento de Salud publicado hoy en el Informe semanal de morbilidad y mortalidad (Morbidity and Mortality Weekly Report, en inglés) de los Centros de Control y Prevención y Enfermedades midió la obesidad infantil usando NYC FITNESSGRAM, un porgrama para la evaluación y reporte de la preparación física para jóvenes de la Ciudad de Nueva York desde kindergarten hasta 12mo grado.  El reporte muestra que las tasas totales de obesidad en los alumnos desde kindergarten hasta 8vo grado en la ciudad (niños de 5 hasta 14 años) decreció en 5.5 por ciento (de 21.9 por ciento en 2006-07 a 20.7 por ciento en 2010-11).  Los descensos más pronunciados se registraron en niños de 5 a 6 años de edad, con una caída de casi 10 por ciento (de 20.2 por ciento en 2006-07 a 18.2 por ciento en 2010-11).

Lanzada en 2005, NYC FITNESSGRAM es una ‘tarjeta de reporte’ que evalúa la preparación física de un niño ― incluyendo su Índice de masa corporal fortaleza y resistencia muscular, flexibilidad y capacidad aeróbica ― y los maestros envían a los padres con recomendaciones sobre cómo todos en la familia pueden permanecer activos, comer bien y mantener un peso saludable. Los resultados muestran la relación entre la preparación física y el logro académico: en general, los estudiantes en el 5 por ciento superior en NYC FITNESSGRAM tienen calificaciones de 36 puntos porcentuales más altos en las pruebas estandarizadas que los estudiantes en el 5 por ciento más bajo en NYC FITNESSGRAM.

Para combatir las altas tasas de obesidad, los Departamentos de Educación y Salud de la Ciudad han instituido creativos programas tales como Move-To-Improve. Lanzada en 2009, esta iniciativa está diseñada para ayudar a las escuelas primarias a lograr 120 minutos por semana de educación física y es una forma atrayente de ayudar a los maestros a integrar la actividad física en las aulas mediante recesos de preparación física de 10 minutos durante el día escolar.

El Departamento de Educación ha estado proporcionando comidas más sanas que son atractivas para los niños, llevando a las ‘barras de ensaladas’ vegetales frescos, eliminando las comidas fritas y mejorando la disponibilidad del agua al añadir más de 200 surtidores de agua a las cafeterías escolares.  Además, las escuelas locales han pasado de servir leche entera a leche desgrasada, ahorrando a nuestros estudiantes 4.5 mil millones de calorías extra en 2008.  Para este año, el expendio de bebidas está limitado a aquellas con 10 calorías por cada 8 onzas en las escuelas primarias, y 25 calorías por cada 8 onzas en las secundarias, y el expendio de meriendas incluye un límite de 200 calorías por cada artículo y otros criterios de nutrición.  El Fondo de la Alcaldía para el Avance de la Ciudad de Nueva York (Mayor’s Fund to Advance NYC, en inglés) también ha lanzado una iniciativa escolar, la NYC School Salad Bar Initiative, con el objetivo de ayudar a financiar ‘barras de ensaladas’ adicionales con comidas que promueven un bajo peso en escuelas primarias selectas por los cinco condados.  Se ha mostrado que las ‘barras de ensaladas’ ayudan a aumentar el consumo de vegetales frescos y pueden tener ingredientes cultivados en los huertos escolares (complementando a la iniciativa Grow to Learn: the Citywide School Gardens).

La Ciudad también ha realizado cambios en la nutrición y actividades físicas en entornos de párvulos, contribuyendo al descenso en la obesidad de los niños de 5 a 6 años.  Estos cambios incluyen la limitación de tiempo de ver televisión, servir leche descremada a todos los niños de más de dos años de edad, restringir las bebidas azucaradas y hacer que el agua esté disponible y accesible todo el día.  Estos centros también deben ofrecer 60 minutos de actividad física diaria.

Los nuevos estándares para el expendio de comidas que fueron introducidos hoy se aplicarán a todas las instalaciones de la Ciudad, representan la más reciente gestión municipal para promover una comida saludable, y servirán como modelo para que sigan los empleadores privados.  En promedio, las calorías de las meriendas representan 24% de la ingesta diaria de calorías para los adultos.  Estos nuevos estándares limitarán las calorías, las grasas saturadas, las grasas trans, el sodio y azúcar en los productos, e incrementarán la disponibilidad de opciones más sanas en las máquinas.  Bajo las nuevas reglas, solo se ofrecerán meriendas con menos de 200 calorías y menos de 7 gramos de grasa.

A pesar de las tendencias y programas, y los cambios de políticas alentadores, uno de cada cinco niños de kindergarten a 8vo grado aún tiene obesidad, y los niños de grupos minoritarios y los que viven en barrios pobres aún muestras tasas de obesidad más altas.  Los descensos más notables en la prevalencia de la obesidad fueron observados en los niños caucásicos (una caída de 12.5 por ciento) y los niños de la región de Asia y las islas del Pacífico (una caída de 7.6 por ciento).  Los descensos fueron menores en los niños afroamericanos (1.9 por ciento) e hispanos (3.4 por ciento).  En los niños de 5 y 6 años de edad, se observaron grandes diferencias en la reducción de la obesidad de acuerdo a los niveles de pobreza en los vecindarios de las escuelas; se registraron reducciones más pronunciadas en áreas con poca pobreza que en áreas de alta pobreza.

Para apoyar, y mejorar la reducción, el nuevo equipo de trabajo considerará diversas estrategias, incluyendo el aumento en el uso de espacios públicos para actividades físicas y la agricultura urbana; programas de salud y bienestar y oportunidades para empleados de la Ciudad; la reducción del consumo de productos asociados a la obesidad; y el incremento de labores de acercamiento para impulsar la adopción de políticas alimenticias modelo para los empleadores.  Con el fin de garantizar la participación plena de todas las agencias y la ciudad, el equipo de trabajo incluirá a diez comisionados, incluyendo a los de los Departamentos de Salud, Educación, Parques & Recreación (DPR, en inglés), Transporte (DOT, en inglés), Diseño y Construcción, Edificios (DOB, en inglés) y Planificación Urbana (DCP, en inglés), así como de la Corporación de Salud y Hospitales (HHC, en inglés), la Administración de Recursos Humanos y la Autoridad de Vivienda.

La obesidad se define como un Índice de masa corporal (BMI, en inglés), una medición del exceso de peso que tiene una persona tomando en cuenta su estatura.  Un BMI saludable es el comprendido entre 5 y 85 por ciento para el género y edad de un niño; el sobrepeso se define como un BMI por encima de 85 y por debajo de 95 por ciento para el género y edad de un niño; y la obesidad está definida como un BMI por encima del 95 por ciento para el género y edad del niño.  En el sitio web de Centros de Control y Prevención de Enfermedades puede hallarse información sobre cómo calcular el Índice de masa corporal para los niños.  Muchas aflicciones graves de salud están relacionadas con el sobrepeso y la obesidad, incluyendo al asma, la depresión, la diabetes, la hipertensión, problemas respiratorios y enfermedades cardíacas.  La obesidad infantil también incrementa la probabilidad de obesidad en la adultez.

Otros programas de la Ciudad son: 

  • Playstreets, cuadras de calles con menos tránsito que se cierran a los automóviles y se abren a los niños y familias para la actividad física.  Las escuelas están utilizando al programa para crear más espacios de juego activo para los recesos y la educación física.  También se están desarrollando Playstreets locales en el verano, a fin de proveer a niños y familias con espacios de juego activo en vecindarios carentes.
  • Las Pautas de diseño activo (Active Design Guidelines, en inglés) y sus estrategias para promover la actividad física que la Autoridad de Construcción de Escuelas (SCA, en inglés) está integrando en sus pautas para construir y renovar escuelas.
  • La campaña Pouring on the Pounds del Departamento de Salud recuerda a los adultos y niños por igual sobre las calorías asociadas con las bebidas azucaradas y promueve el consumo de bebidas con menos calorías tales como el agua, te sin azúcar o leche descremada.

El Departamento de Salud aconseja a los padres de familia que practiquen estos pasos para ayudarse a sí mismo y a sus hijos a mantener un peso saludable:

  • Los niños aprenden mirando a sus padres.  Coma frutas y vegetales, y los niños también lo harán.
  • Dele a sus niños frutas y vegetales en cada comida y merienda.  A veces los niños no se aficionan a las comidas nuevas inmediatamente, así que ofrézcales las frutas y vegetales nuevos muchas veces.
  • En vez de bebidas azucaradas, sirva agua, agua con gas, leche descremada o leche de soya.  Si toma jugo, limítese a no más de 6 onzas de jugo 100 por ciento cada día.
  • Manténgase en actividad con los niños.  Asegúrese de que realizan actividades físicas al menos una hora por día (aunque sea en muchos períodos cortos), caminando con ellos a la escuela, jugando en un área de recreos o montando bicicleta.  Encuentre otras actividades recreativas en su vecindario buscando “BeFit” en NYC.gov.

Para más información sobre cómo mantener un peso saludable para toda la familia, busque “comidas sanas” u “obesidad” en NYC.gov o visite la página de Eating Healthy NYC en Facebook.  Para dar su apoyo a programas públicos que promueven la nutrición y las comidas saludables, incluyendo a las iniciativas NYC Salad Bar y Grow to Learn: the Citywide School Gardens, comuníquese con el Fondo de la Alcaldía para el Avance de la Ciudad de Nueva York.  Entre los donantes recientes de la NYC Salad Bar Initiative está Agnes Gund.  Para más información y para participar, por favor visite www.nyc.gov o llame al 311.

 Otras citas 

“Resaltar la buena nutrición y el ejercicio es valiosísimo para la vida de un niño, especialmente debido a las muchas enfermedades asociadas con los malos hábitos alimenticios y la falta de ejercicios, incluyendo a la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiacas”, dijo el presidente de la Autoridad de Vivienda John Rhea.  “NYCHA brinda servicios a 115,000 jóvenes en la ciudad, y creemos que por medio de la educación, programas y eventos tales como el Kids Walk (o “Caminata de niños”) que organiza anualmente la Autoridad de Vivienda, podemos mejorar la calidad de vida de nuestros residentes y ayudar a generaciones futuras a superar las disparidades en salud que se encuentras usualmente en las comunidades de bajos ingresos”.

“El Departamento de Diseño y Construcción está trabajando con el Departamento de Salud y otros organismos municipales para promover el ‘Diseño activo’ como un medio de incrementar las oportunidades de actividad física en el diseño de obras públicas”, dijo el comisionado de Diseño y Construcción David Burney, FAIA.  “Con la publicación de las ‘Pautas de diseño activo’ de la Ciudad, estamos instando a todos los neoyorquinos a ser más activos y reducir la probabilidad de obesidad y sus problemas relacionados de salud”.

“En nuestro trabajo para avanzar la agenda de política alimenticia de la Ciudad, nuestra oficina ha aprendido que la colaboración lleva a la innovación”, dijo la coordinadora de Política Alimenticia Kim Kessler.  “Espero trabajar con el dinámico grupo de agencias representadas en el equipo de trabajo y hallar nuevas maneras de promover la actividad física y las comidas saludables como opciones cotidianas para todos los neoyorquinos”.

“La meta principal del Programa de ayuda para nutrición suplementaria (Supplemental Nutrition Assistance Program o SNAP, en inglés) es complementar una dieta diaria con comidas nutritivas tales como frutas y vegetales”, dijo el comisionado de Recursos Humanos Robert Doar.  “A menudo, los malos hábitos alimenticios empiezan a una corta edad, y terminan costando a los contribuyentes de impuestos a través de los aumentos en los costos de Medicaid.  La reducción de las tasas de obesidad en vecindarios de bajos ingresos es una tendencia en la dirección correcta, y la Administración de Recursos Humanos seguirá alentando a las familias de bajos ingresos a usar sus beneficios de cupones de alimentos para tomar decisiones más sanas”.

“Una de las características de esta administración ha sido la lucha contra la obesidad infantil, y es gratificante que las tasas estén en descenso”, dijo el comisionado de Parques & Recreación Adrian Benepe. “Desde la construcción de instalaciones nuevas y mejoradas para el atletismo, hasta la provisión de clases gratis de natación y preparación física en nuestros parques, piscinas y centros recreativos, estamos comprometidos a asegurar que los niños de la Ciudad de Nueva York tengan acceso a programas que los llevarán a disfrutar vidas más sanas”.

“La obesidad y otras enfermedades relacionadas con la dieta son un asunto crítico que enfrenta la salud de nuestra ciudad”, dijo la comisionada de Planificación Urbana Amanda M. Burden.  “En el Departamento de Planificación Urbana, estamos trabajando para combatir la obesidad con el programa FRESH, que provee incentivos para que las tiendas de comestibles en los vecindarios que venden comidas frescas abran sus puertas en comunidades carentes con tasas elevadas de enfermedades relacionadas con la dieta.  También hemos trabajado con nuestras agencias colaboradoras a fin de crear las Pautas de diseño activo, que ofrecen a los neoyorquinos nuevas formas de ser más activos.  Estas iniciativas son todas parte de nuestro plan estragético para crear vecindarios completos, con lugares donde vivir, trabajar, ir de compras y socializar, todo a una distancia que se pueda llegar a pie o en bicicleta”.

“Las calles de la Ciudad de Nueva York son más seguras y más acogedoras que nunca, ofreciendo oportunidades sin precedentes para desplazarse activamente a pie o en dos ruedas”, dijo la comisionada de Transporte Janette Sadik-Khan.  “Nuestras campañas educativas y de ingeniería y nuestro nuevo programa Walk Ways, que se enfoca en rutas designadas para caminar a las escuelas, están ayudando a los niños a desarrollar hábitos saludables de transporte en calles cada vez más seguras”.

Stu Loeser / Samantha Levine

(212) 788-2958
Susan Craig / Alexandra Waldhorn
Department of Health
(347) 396-4177