Al Declarse Guinea Libre Del Ébola, El Departamento De Salud Concluye Su Respuesta Y Cierra El Programa De Monitoreo De Viajeros Entrantes

Oficiales del Departamento de Salud monitorearon a más de 5000 personas en la ciudad de Nueva York por síntomas del ébola.

8 de enero de 2016 – El Departamento de Salud anunció hoy que ha concluido su respuesta al brote de la enfermedad causada por el virus del Ébola (EVD, por sus siglas en inglés) de África Occidental y ha suspendido su programa de monitoreo de viajeros entrantes. La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud formalmente (OMS) declaró que el brote de la enfermedad causada por el virus del Ébola ha llegado a su fin en Guinea, después de haber transcurrido 42 días (el doble del periodo de incubación máximo) desde que se realizó la segunda prueba del virus del Ébola con resultado negativo a la última persona que se confirmó tenía la enfermedad causada por el virus del Ébola en Guinea. El Departamento de Salud emitió una Alerta de Salud para los proveedores en toda la ciudad, anunciando que el monitoreo formal ha terminado, y que los proveedores deben consultar a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para recibir orientación con respecto a la evaluación de viajeros provenientes de Guinea, Sierra Leona y Liberia; considerar otras enfermedades relacionadas a viajar, especialmente malaria, al momento de evaluar a pacientes con fiebre regresando de estos países, e implementar precauciones para el control de infecciones según sea apropiado. La respuesta del Departamento de Salud al brote en África Occidental comenzó en agosto del 2014, antes de que el primer caso del ébola se reportara en los Estados Unidos.

“Estoy extremadamente orgullosa de la respuesta del Departamento de Salud al brote de la enfermedad causada por el virus del Ébola, que incluyó desde la preparación y coordinación exhaustivas con todas las agencias de la ciudad. Fue verdaderamente una tarea hercúlea que no se hubiera podido llevar a cabo sin la ayuda de tantísimas personas, incluyendo al primer alcalde adjunto Tony Shorris y su equipo”, dijo la comisionada de Salud, la Dra. Mary T. Bassett. “También estoy orgullosa de la estrecha coordinación en todos los niveles del gobierno, especialmente del trabajo de la corporación NYC Health + Hospitals, su equipo en NYC Health + Hospitals /Bellevue Hospital, el Departamento de Bomberos de la Ciudad de Nueva York (FDNY, por sus siglas en inglés), la Gestión de Emergencias de la Ciudad de Nueva York (NYC OEM, por sus siglas en inglés), el Departamento de Salud del Estado de Nueva York y el cuerpo médico de reserva de la agencia. Finalmente, quiero agradecer a nuestros empleados y a todos los neoyorquinos quienes ofrecieron voluntariamente su ayuda para combatir al ébola en África Occidental. Fue su desinteresado servicio lo que ayudó a terminar con esta tragedia y a detener el brote desde su origen”.

“Se necesitaron varios equipos de médicos, expertos en salud pública, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y muchos otros más para establecer una respuesta sin igual”, dijo el Dr. Jay K. Varma, comisionado adjunto de Control de Enfermedades y comandante de incidentes del Ébola del Departamento de Salud durante el plazo entero que duró la respuesta. “Agradezco el apoyo de mi equipo y de todas aquellas personas que pasaron largas horas trabajando incansablemente para asegurarse que los neoyorquinos estuvieran bien informados y seguros. Aprendimos muchísimo de esta experiencia”.

Las inversiones realizadas con fondos federales de preparación durante la última década proporcionaron la base para la respuesta exitosa de la Ciudad de Nueva York. El Departamento de Salud inició la preparación para detectar y responder a la enfermedad del virus del Ébola en agosto de 2014.

El Departamento de Salud trabajó bajo dirección unificada con la Gestión de Emergencias de la Ciudad de Nueva York, los Departamento de Bomberos y de Policía de la Ciudad de Nueva York. La agencia trabajó de cerca con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el Departamento de Salud del Estado de Nueva York y la corporación NYC Health + Hospitals. De manera conjunta, la Ciudad y el Estado trabajaron para encontrar las opciones adecuadas para supervisar a los trabajadores de atención médica y contactos cercanos, evaluar a los viajeros enfermos y realizar pruebas de la enfermedad causada por el virus del Ébola, hasta 24 horas del día, cuando fue necesario.

El Departamento de Salud desarrolló un algoritmo para la evaluación de los pacientes que requería que los proveedores de atención médica reportaran al Departamento a los pacientes que habían viajado al área afectada por el virus del Ébola en los 21 días anteriores a la aparición de la fiebre u otros síntomas compatibles con la enfermedad del virus del Ébola. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades adoptaron este procedimiento para utilizarlo a nivel nacional. La agencia también desarrolló directrices para abordar el manejo de los pacientes en los diferentes entornos de atención médica, incluido el uso de precauciones para el control de las infecciones y el manejo de las muestras. El Laboratorio de Salud Pública de la ciudad trabajó con el Estado de Nueva York para desarrollar directrices para el personal de laboratorio hospitalario que trabaja con muestras obtenidas de los pacientes investigados para detectar la enfermedad causada por el virus del Ébola. El Departamento de Salud también apoyó el desarrollo de un Centro Regional de Tratamiento del Ébola y Patógenos Especiales en Bellevue Hospital, en colaboración con el Departamento de Salud del Estado de Nueva York, la asociación Greater New York Hospital Association y la Gestión de Emergencias de la Ciudad de Nueva York para garantizar la preparación de nuestros cuatro centros de tratamiento designados de la ciudad de Nueva York. El Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York también apoyó a las instalaciones de atención médica para la implementación de directrices locales, estatales y federales para la respuesta, mediante alertas de salud, llamadas en toda la ciudad, así como presentaciones y grandes reuniones con las asociaciones de hospitales y coaliciones de atención médica locales.

El Centro para la Equidad en Salud de la agencia trabajó en estrecha colaboración con la Unidad de Asuntos Comunitarios del Alcalde para liderar los esfuerzos de difusión en toda la ciudad y así llegar a muchos líderes y organizaciones religiosas y comunitarias en cada distrito, centrándose principalmente en las comunidades africanas occidentales en el Bronx, Harlem y Staten Island. Los equipos de extensión comunitaria del Departamento de Salud recorrieron 14 vecindarios, hablaron en 116 eventos comunitarios y distribuyeron más de 100 000 tarjetas “¿Corro riesgo?” (Am I at Risk) en nueve idiomas.

Se estableció el Centro de Llamadas de Vigilancia Activa para monitorear a las personas que pudieron haberse expuesto a la enfermedad causada por el virus del Ébola mientras viajaban en las áreas afectadas por el virus. Fue necesario que el personal de la agencia se comunicara diariamente con estos viajeros que retornaron para comprobar si presentaban algún síntoma de la enfermedad, durante 21 días después de haber abandonado el país afectado. Desde octubre de 2014, la agencia ha monitoreado a más de 5000 viajeros que retornaron de las áreas afectadas por el virus del Ébola y ha logrado un alto cumplimiento. Comparada al resto del país, la Ciudad de Nueva York monitoreó a la mayor cantidad de personas, seguida de Maryland, Pennsylvania, Georgia y Virginia. El lunes 4 de enero se cerró el Centro de Llamadas de Vigilancia Activa. El Departamento de Salud, sin embargo, aún mantiene personal de la agencia listo para responder a llamadas, en caso de que alguna persona tenga inquietudes específicas con respecto al virus del Ébola. 

###

#002-16sp

CONTACTO PARA LOS MEDIOS:
Christopher Miller/Jeremy House: pressoffice@health.nyc.gov