Con El Comienzo De La Temporada De Verano, El Departamento De Salud Les Recuerda A Los Neoyorquinos Que Eviten El Consumo Excesivo De Alcohol

Uno de cada seis neoyorquinos bebe alcohol en exceso.

El departamento amplía la exitosa campaña propagandística de 2014 sobre el consumo de alcohol.


27 de mayo de 2016 – Con el comienzo de la temporada de verano este Día de los Caídos, el Departamento de Salud recuerda a todos los neoyorquinos los riesgos del consumo excesivo de alcohol. En la Ciudad de Nueva York, todos los años se producen cerca de 1800 muertes atribuibles al alcohol y un promedio de 84 000 consultas al departamento de emergencia relacionadas con el alcohol —cuyos aumentos se producen cerca del Día de los Caídos y del 4 de julio—. El departamento está ampliando su efectiva campaña propagandística, que advierte a los neoyorquinos sobre los peligros de beber alcohol en exceso, tanto para sí mismos como para las personas que los rodean. La campaña les recuerda a los neoyorquinos que “un trago más sí hace daño” y que deben “detener” a sus amigos antes de que beban demasiado. Los anuncios estarán en Internet y en varios medios de comunicación impresos durante el comienzo de la temporada de verano.

Just one more drink can hurt
“El consumo excesivo de alcohol es un problema de salud pública grave, responsable de lesiones, accidentes, enfermedades crónicas e incluso muertes que se pueden evitar”, dijo la comisionada de Salud, Dra. Mary T. Bassett. “Con esta campaña, nuevamente les recordamos a todos los neoyorquinos las medidas que pueden tomar para protegerse a sí mismos y a sus amigos de las consecuencias peligrosas e imprevistas del consumo de alcohol”.

El Departamento de Salud brinda los siguientes consejos a quienes les gusta salir de parranda durante los días festivos:
  • Sea consciente de cuánto alcohol consume.
  • Coma antes de salir a celebrar e ingiera bocadillos durante toda la noche.
  • Modere su ritmo y, si decide beber alcohol, intercale bebidas alcohólicas con bebidas sin alcohol.
  • Manténgase bien hidratado: beba mucha agua o alguna bebida sin alcohol entre bebidas.
“Resulta importante recordarle a la gente los peligros de beber en exceso antes de comenzar un fin de semana festivo que suele incluir bebidas alcohólicas. Las campañas anteriores de la ciudad han tenido éxito en la reducción del consumo de alcohol en exceso al recordarles a los neoyorquinos sobre la amenaza a la salud y la seguridad que representa beber demasiado”, dijo el miembro de la Asamblea, Richard N. Gottfried, presidente del Comité sobre Salud de la Asamblea. “Considerando la amplia gama de efectos que puede tener el consumo de alcohol en grandes cantidades en el cerebro, el hígado y otros órganos del cuerpo, así como el hecho de que conduce a la violencia contra otros y a accidentes automovilísticos, este mensaje no puede ser exagerado”.

Just one more drink can hurt
Se recomienda a las mujeres que se limiten a beber no más de tres bebidas por ocasión y a los hombres, no más de cuatro. Exceder estos límites se considera un “atracón alcohólico” en un período corto de tiempo. Según la encuesta de salud de la comunidad de 2014, un millón de neoyorquinos adultos (17 %) tienen un atracón alcohólico, entre ellos cerca de un cuarto de adultos de 18 a 44 años de edad. La probabilidad de que los hombres tengan un episodio alcohólico es casi el doble de la de las mujeres. Los neoyorquinos blancos son los que tienen mayores probabilidades de tener un atracón alcohólico, seguidos por los neoyorquinos latinos. El consumo excesivo de alcohol en un período corto de tiempo está asociado con la probabilidad aumentada de fumar cigarrillos.

Esta campaña se alinea con la iniciativa Vision Zero de la ciudad, mediante la cual se les recuerda a los neoyorquinos que sus elecciones sí tienen importancia. Beber en exceso pone a los usuarios de las calles en riesgo de sufrir lesiones serias —ya sea que estén al volante, anden en bicicleta o caminen. Desde el lanzamiento de Vision Zero en 2014, la ciudad ha implementado una variedad de iniciativas de seguridad, tales como un límite de velocidad reducido en toda la ciudad y el aumento de la cantidad de cámaras de velocidad en las zonas escolares. El pasado enero, el alcalde Bill de Blasio anunció que 2015 había sido el año más seguro registrado en la historia de las calles de la Ciudad de Nueva York. Esta campaña también refuerza el mensaje de que los choques no son accidentes y, además, muestra el rol que puede desempeñar el consumo excesivo de alcohol puesto que contribuye a provocar lesiones y muertes relacionadas con el tránsito.

Otras iniciativas del Departamento de Salud para ayudar a reducir el consumo de alcohol en la Ciudad de Nueva York incluyen la educación de profesionales de la salud sobre la importancia de examinar y asesorar a sus pacientes, una estrategia que constituye una de las intervenciones preventivas más efectivas, y el apoyo de los esfuerzos comunitarios para evitar que los menores de edad consuman alcohol. El departamento ha publicado guías para los profesionales de la salud y proporciona datos y otra información a las coaliciones de la comunidad.

Se puede obtener más información sobre las pautas del consumo de bebidas y recursos para neoyorquinos aquí.

###

#040-16sp

CONTACTO CON LOS MEDIOS:
Christopher Miller/Julien Martinez:
pressoffice@health.nyc.gov, (347) 396-4177