Datos sobre las vacunas contra el COVID-19

No image, bold text reads: COVID-19 vaccines save lives. Get vaccinated.

[ View COVID-19 vaccine facts in English ]

Datos sobre la vacuna

En los EE. UU., hay tres vacunas contra el COVID-19 disponibles: Pfizer-BioNTech (Pfizer), Moderna y Johnson & Johnson/Janssen (Johnson & Johnson). Estas vacunas son seguras y muy efectivas, especialmente en la prevención de desarrollar una forma grave del COVID-19, la hospitalización y la muerte. Cientos de millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 ya se han administrado de forma segura en los EE. UU.

Estas vacunas son la mejor protección que tenemos actualmente contra el COVID-19. Independientemente de la edad que tenga o de su estado de salud, el COVID-19 puede ocasionar complicaciones que requieran hospitalización, problemas de salud a largo plazo y la muerte. Incluso si ya tuvo COVID-19, es importante vacunarse porque disminuye el riesgo de volver a tener la enfermedad. Vacunarse también ayuda a proteger a las personas que lo rodean. Esto incluye personas que no pueden vacunarse, como niños menores de 5 años.

Vacunarse

Elegibilidad actual

Las personas de 5 años o más son elegibles para vacunarse.

Los estudios de las tres vacunas todavía están en curso para comprobar si son seguras y efectivas para los niños más pequeños.

Dónde vacunarse

Puede vacunarse en varios hospitales, clínicas comunitarias y farmacias, y en los centros de vacunación administrados por la Ciudad y el Estado. Muchos centros de vacunación, incluidos aquellos administrados por la Ciudad, ahora permiten acudir sin cita previa, y muchos otros tienen citas disponibles para el mismo día. Además, puede consultar a su proveedor de atención de salud o farmacia local si ofrecen la vacuna.

Para encontrar un centro de vacunación:

  • Visite NYC Vaccine Finder.
  • Si necesita ayuda para pedir una cita en un centro de vacunación operado por la Ciudad, llame al 877-829-4692 y presione 1 cuando se le pida.
  • Los residentes de NYC también pueden vacunarse de manera gratuita en su hogar. Puede inscribirse en línea o llamar al 877-829-4692. Obtenga más información sobre la vacunación en casa.

Acceso a las vacunas para las personas confinadas en el hogar, las personas con discapacidad o los adultos mayores

Se ofrece transporte gratuito desde y hacia una cita para la vacunación a los residentes de NYC que tengan 65 años o más, o que tengan alguna discapacidad y no tengan otra forma de llegar a un centro de vacunación.

Todos los residentes de NYC también pueden vacunarse de manera gratuita en su hogar. Puede inscribirse en línea para solicitar la vacunación en su hogar o llamar al 877-829-4692.

Las personas con discapacidad pueden acceder a muchos centros de vacunación. En NYC Vaccine Finder, los centros de vacunación accesibles están marcados con un icono de accesibilidad física al lado de la dirección. Si no hay ningún icono, no significa que las personas con discapacidades no pueden acceder; significa que no hay información disponible sobre la accesibilidad. Siempre que sea posible, llame con antelación si tiene preguntas sobre el acceso.

Visite el sitio web de la Oficina del Alcalde para Personas con Discapacidades para ver respuestas a las preguntas frecuentes sobre el acceso a la vacunación para las personas con discapacidades.

Si tiene preguntas o requiere asistencia para coordinar el transporte o la vacunación en casa, llame al 877-829-4692.

Acceso a las vacunas para las personas menores de 18 años

En este momento, las personas de entre 5 y 17 años solamente pueden recibir la vacuna de Pfizer. Puede buscar los centros que ofrecen la vacuna de Pfizer en NYC Vaccine Finder. Además, consulte al proveedor de atención de salud de su hijo si ofrece la vacuna.

El padre/madre o el tutor legal deben dar el consentimiento para que el menor pueda vacunarse. El consentimiento se puede dar personalmente al momento de la vacunación o por teléfono. Algunos proveedores y todos los centros administrados por la Ciudad aceptan el consentimiento por escrito. Los niños de entre 5 y 15 años deben tener a un adulto designado para que los acompañe al centro de vacunación (excepto por los centros de salud de las escuelas).

Si el menor no tiene un documento para comprobar su edad, el padre/madre o el tutor legal pueden certificar la edad en el centro de vacunación.

Comuníquese con el centro de vacunación para asegurarse de que vacunen a menores y conocer los procedimientos para el consentimiento.

No es necesaria una prueba de diagnóstico/anticuerpos antes de la vacunación

No necesita realizarse una prueba para detectar la infección de COVID-19 o los anticuerpos contra el COVID-19 antes de vacunarse.

Se recomienda la vacunación para personas que anteriormente hayan tenido COVID-19, incluso si el resultado de su prueba de anticuerpos es positivo. Es posible volver a contagiarse de COVID-19, y la vacunación refuerza su inmunidad natural.

No es necesario pagar ni proporcionar su número de Seguro Social para vacunarse

La vacuna es gratuita para todos. No se le cobrará, incluso si no tiene seguro médico. Si tiene seguro, lleve su tarjeta del seguro. Es posible que el proveedor de la vacuna le facture el costo a su seguro médico, pero usted no tendrá que pagar un copago ni ninguna otra tarifa. No es necesario que proporcione su número de Seguro Social para recibir la vacuna.

No se le debería cobrar una tarifa ni pedir la información de su tarjeta de crédito ni número de Seguro Social. Si lo hacen, es probable que se trate de una estafa o un fraude y deba acudir a otro lado para vacunarse.

Denuncie los casos de fraude o abuso relacionados con la vacuna en línea ante la fiscal general de NYS (seleccione "File a Complaint" [Presentar un reclamo]). También puede llamar al 833-829-7226 o enviar un correo electrónico a stopvaxfraud@health.ny.gov.

El estado migratorio no es de interés

Las vacunas contra el COVID-19 están disponibles para personas con todos los estados migratorios. No se le preguntará cuál es su estado migratorio en el centro de vacunación.

Tampoco afectará de manera negativa su solicitud de inmigración o la de su familia.

Prueba de elegibilidad

También deberá presentar un documento que compruebe su edad, que puede incluir:

  • Licencia de conducir u otra identificación del Estado
  • Pasaporte extranjero o de EE. UU. válido
  • Certificado de nacimiento
  • Certificado de matrimonio
  • Póliza de seguro de vida
  • Otro documento que muestre la fecha de nacimiento

Si un menor no tiene un documento para comprobar su edad, su padre/madre o el tutor legal pueden certificar la edad en el centro de vacunación.

Información médica y personal protegida

Su información personal está estrictamente protegida. No se solicitará ni se compartirá su número de Seguro Social, tampoco su estado migratorio. La identificación se solicita únicamente para comprobar la edad.

Tal como lo exige la ley, se compartirá información básica sobre usted (como su nombre, dirección, número de teléfono, fecha de nacimiento, raza, etnia, fecha de vacunación y vacuna recibida) con el Departamento de Salud. Se aplican leyes estrictas para garantizar que su información se mantenga confidencial.

Se le exige al Departamento de Salud enviar información de la vacunación a los CDC. Solamente se comparten con los CDC la fecha de nacimiento, el código postal, la raza, el origen étnico y el sexo de las personas. No compartimos ninguna otra información de identificación, incluido su nombre.

Prepárese para su visita de vacunación

No necesita hacer nada especial antes de la vacunación. Reprograme la cita si le diagnosticaron COVID-19, ha tenido síntomas de COVID-19 o estuvo expuesto a una persona con COVID-19 en los últimos 10 días.

Recuerde usar una mascarilla y traer:

  • Su tarjeta de seguro médico, si tiene.
  • Prueba de la edad (una tarjeta de identificación u otro documento donde figure la fecha de nacimiento).
  • El formulario de consentimiento para el menor completo y firmado (si es menor de 18 años y acudirá sin el padre/madre o el tutor lugar, y si el centro permite el consentimiento escrito).
  • Su tarjeta de vacunación, si recibe una segunda o tercera dosis o una vacuna de refuerzo.

Obtener la segunda dosis

Las vacunas de Pfizer y Moderna requieren dos dosis. Ambas dosis deben ser de la misma vacuna. Si recibe la vacuna de Pfizer, debe recibir una segunda dosis de la vacuna de Pfizer 21 días después de la primera dosis. Si recibe la vacuna de Moderna, debe recibir una segunda dosis de la vacuna de Moderna 28 días después de la primera dosis.

Si no puede recibir la segunda dosis de Pfizer o Moderna durante el intervalo recomendado, recíbala lo antes posible después de ese intervalo. No importa cuánto tiempo haya pasado; aun así, debe recibir la segunda dosis. No debe recibir la segunda dosis antes de la fecha recomendada.

La vacuna de Johnson & Johnson requiere una sola dosis.

La tercera dosis y vacuna de refuerzo

Las siguientes personas ahora son elegibles para recibir una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer, si recibieron dos dosis de la vacuna de Pfizer, al menos, hace seis meses:

  • Las personas de 65 años de edad o mayores
  • Las personas de entre 18 y 64 años que tengan una afección médica preexistente o un mayor riesgo de exposición al COVID-19 debido a su trabajo (por ejemplo, trabajadores de atención de salud) o a donde viven o a los lugares que visitan con frecuencia (por ejemplo, un centro para desamparados)
  • Las personas que vivan en una residencia de ancianos u otros centros de atención a largo plazo

Solo podrá recibir una vacuna de refuerzo de Pfizer si recibió una segunda dosis de Pfizer, al menos, hace seis meses. No hay excepciones a esta restricción.

El propósito de esta vacuna es ayudar a varias personas a reforzar su inmunidad a partir de la serie inicial de vacunación, que podría haber disminuido con el tiempo.

Independientemente de las vacunas de refuerzo, se recomienda que algunas personas con inmunodepresión de moderada a grave (es decir, que tienen un sistema inmunitario debilitado) reciban tres dosis de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer o Moderna, en lugar del régimen estándar de dos dosis.

Algunos ejemplos de las afecciones y los tratamientos son:

  • Está realizando un tratamiento contra el cáncer.
  • Recibió un trasplante de órganos y está tomando medicamentos inmunosupresores.
  • Recibió un trasplante de células madre en los últimos dos años.
  • Tiene inmunodeficiencia primaria moderada o grave.
  • Tiene VIH avanzado o sin tratar.
  • Está realizando un tratamiento con una dosis alta de corticoesteroides u otros medicamentos que debilitan de manera moderada o grave el sistema inmunitario.

Esta lista no incluye todas las enfermedades y tratamientos posibles. Si tiene una de estas afecciones o está tomando algún medicamento que debilita el sistema inmunitario, hable con su médico sobre si debería recibir una tercera dosis.

Tarjeta de vacunación

Después de recibir la primera dosis, recibirá una tarjeta con su nombre, su fecha de nacimiento, la vacuna que recibió y el lugar y la fecha de administración. Su tarjeta de vacunación es un registro médico importante. Guárdela en un lugar seguro y sáquele una fotocopia o tómele una foto por si la pierde.

Lleve la tarjeta de vacunación cuando acuda a recibir la segunda dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna, o una tercera dosis o vacuna de refuerzo. Si se olvida de llevar la tarjeta o la pierde, el proveedor de vacunación puede buscar su nombre para verificar los datos de sus dosis anteriores.

Si pierde la tarjeta, su proveedor de atención de salud puede obtener e imprimir una prueba de su vacunación del "Citywide Immunization Registry" (Registro de Vacunación de la Ciudad). Este contiene registros de personas vacunadas en NYC y algunos registros de residentes de NYC vacunados fuera de la ciudad.

Puede acceder a su propio registro de vacunación (y el de sus hijos menores de edad) en "My Vaccine Record" (Mi Registro de Vacunación).

Efectos secundarios comunes

Muchas personas presentan efectos secundarios, que son signos normales de que su cuerpo está desarrollando protección. Los efectos secundarios comunes incluyen dolor o inflamación en el brazo donde recibió la inyección, dolor de cabeza, dolor de cuerpo, cansancio y fiebre. Para las vacunas de Pfizer y Moderna, reciban la segunda dosis incluso si ha presentado efectos secundarios después de la primera dosis, a menos que su proveedor de atención de salud les indique lo contrario.

Los efectos secundarios:

  • Por lo general, son de leves a moderados.
  • Suelen aparecer dentro de los primeros tres días desde la vacunación y duran entre uno y dos días desde su comienzo.
  • Son más comunes el día después de la vacunación.
  • Son menos comunes en los adultos mayores.
  • Son más comunes después de recibir la segunda dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna que después de recibir la primera dosis.

Control de efectos secundarios

Para reducir el dolor o la inflamación en el lugar de la inyección, coloque un paño limpio húmedo y frío sobre el área. Llame a su proveedor de atención de salud si:

  • Tiene efectos secundarios que le preocupan o que persisten después de algunos días.
  • El enrojecimiento o dolor en el lugar donde recibió la inyección aumenta después de 24 horas.

También puede hablar con su proveedor sobre la posibilidad de tomar un medicamento de venta sin receta médica después de la vacunación para aliviar el dolor o la incomodidad, como acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Advil).

Informe de efectos secundarios

Es útil informar los efectos secundarios para que los expertos en salud pública puedan hacer un seguimiento de los efectos de las vacunas. Para completar el monitoreo de síntomas e informar los efectos secundarios, puede registrarse en la herramienta para teléfonos inteligentes v-safe de los CDC después de la vacunación. También puede informar efectos secundarios en línea en el Sistema de Informe de Eventos Adversos a la Vacuna (VAERS, por sus siglas en inglés) de los CDC y la FDA, o llamando al 800-822-7967.

Obtenga más información sobre este y otros sistemas de monitoreo de la seguridad..

Efectos secundarios graves

Los CDC han identificado tres efectos secundarios graves después de la vacunación contra el COVID-19. Los tres son muy poco frecuentes. Los CDC y otros expertos siguen recomendando la vacunación contra el COVID-19 para todas las personas mayores de 5 años. Existe un riesgo menor de padecer estos efectos secundarios y un riesgo mucho mayor de desarrollar una forma grave del COVID-19.

  • Coágulos sanguíneos (Johnson & Johnson): Existe un riesgo menor de presentar un tipo de coágulo sanguíneo raro con un recuento bajo de plaquetas en sangre en personas que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson. Esta afección se denomina síndrome de trombosis con trombocitopenia (TTS, por sus siglas en inglés). El TTS después de la vacunación ha ocurrido principalmente en mujeres menores de 50 años, pero también en hombres y mujeres mayores.

  • Síndrome de Guillain-Barré (Johnson & Johnson): Una pequeña cantidad de personas que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson desarrollaron el síndrome de Guillain-Barré. El síndrome puede causar debilidad muscular, daño nervioso y a veces parálisis. La mayoría de las personas se recuperan por completo, pero tienen algunos daños permanentes.

  • Inflamación cardíaca (Pfizer y Moderna): Existe un riesgo menor de presentar inflamación del corazón (miocarditis) y del tejido que lo rodea (pericarditis) informado en una pequeña cantidad de personas que recibieron la vacuna de Moderna o Pfizer contra el COVID-19. La mayoría de los casos ocurrieron en niños adolescentes y jóvenes adultos, son leves y mejoran con tratamiento y descanso.

Reacciones alérgicas

Las reacciones alérgicas graves a las vacunas son infrecuentes.

Como medida de prevención, se observa a todas las personas durante 15 minutos después de recibir la vacuna. Las personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves (como anafilaxis) por cualquier motivo deben ser observadas durante 30 minutos.

Las reacciones alérgicas graves suelen comenzar en el plazo de unos minutos a una hora después de recibir la inyección.

Los signos de una reacción alérgica grave pueden incluir:

  • dificultad para respirar
  • inflamación de la cara o garganta
  • ritmo cardíaco acelerado
  • sarpullido grave en todo el cuerpo
  • mareos
  • debilidad

Si cree que tiene una reacción alérgica grave, llame al 911 o visite el hospital más cercano.


Después de la vacunación

Resultados de la prueba de anticuerpos contra el COVID-19

Las pruebas de anticuerpos que actualmente están disponibles no pueden determinar la inmunidad al COVID-19. No se deberían realizar después de la vacunación contra el COVID-19 para ver si una persona ha desarrollado inmunidad al COVID-19.

Infección posvacunación

Las vacunas son muy eficaces para prevenir una infección por COVID-19. La mayoría de las personas que están vacunadas no se contagiarán de COVID-19, pero ninguna vacuna es 100 % eficaz. Un pequeño porcentaje de las personas completamente vacunadas se infectará y enfermará. Esto se denomina infección posvacunación. Para estas personas, la vacuna brinda una fuerte protección contra la enfermedad grave y la muerte. Las personas que no están vacunadas son más propensas a contagiarse de COVID-19 y corren mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave.

Todas las personas que contraigan la variante delta pueden diseminar el virus a otras personas, independientemente de si están vacunadas o no. La variante delta es mucho más contagiosa que el virus original. Por este motivo, incluso las personas completamente vacunadas deben seguir tomando medidas de precaución contra el COVID-19.

Uso de mascarillas faciales y otras medidas de precaución contra el COVID-19

Una vez que esté completamente vacunado, puede hacer muchas las actividades sin usar una mascarilla ni mantener el distanciamiento físico. Las actividades al aire libre suelen ser más seguras.

Debe seguir usando una mascarilla en todos los lugares públicos cerrados y en cualquier lugar donde no sepa si las personas a su alrededor están vacunadas. Además, debe cumplir con los requisitos sobre el uso de las mascarillas de cualquier lugar al que vaya, por ejemplo, un negocio, la escuela, el transporte público o su lugar de trabajo.

Si tiene alguna afección o está tomando medicamentos que debiliten el sistema inmunitario, es posible que no logre la protección total incluso después de vacunarse. Consulte con su médico antes de dejar de tomar medidas de precaución.

Una vez que esté completamente vacunado, ya no es necesario que se haga una prueba de COVID-19 periódicamente. Sin embargo, todas las personas que tengan síntomas de COVID-19 deberían hacerse una prueba, permanecer en su casa y separadas de los demás. Esto incluye a las personas que están vacunadas.

Las personas que están completamente vacunadas deberían hacerse una prueba si tuvieron en contacto con alguien que tiene COVID-19 o después de volver de un viaje internacional.

Conozca los beneficios de la vacunación y las medidas de precaución que debería seguir tomando:


Seguridad de las vacunas

Ensayos clínicos

Las vacunas contra el COVID-19 que están disponibles en los EE. UU. demostraron ser seguras en los ensayos clínicos realizados. En estos ensayos, la vacuna se prueba en decenas de miles de voluntarios. El proceso fue monitoreado cuidadosamente por la FDA y otras organizaciones.

Con el fin de garantizar la seguridad de las vacunas:

  • La FDA revisó los planes de los ensayos clínicos para asegurarse de que cumplieran con los más altos estándares científicos y éticos.

  • Los ensayos clínicos fueron monitoreados cuidadosamente por una Junta de Monitoreo de Seguridad de los Datos integrada por expertos independientes. Estos expertos incluyeron el personal médico, expertos en cuestiones éticas, estadistas, promotores de los derechos de los pacientes y otros.

  • Científicos y profesionales médicos de la FDA revisaron toda la información disponible para determinar si deben autorizarse las vacunas.

Monitoreo continuo de la seguridad

Se han implementado varios sistemas de monitoreo de la seguridad con el fin de ayudar a garantizar que los problemas de seguridad de las vacunas se identifiquen e investiguen rápidamente. Entre ellos se incluyen los siguientes:

  • VAERS. Los proveedores de atención de salud deben informar eventos de salud graves posteriores a la vacunación en un sistema nacional de informes, llamado Sistema de Informe de Eventos Adversos a la Vacuna (VAERS, por sus siglas en inglés), administrado por los CDC y la FDA. Las personas también pueden informar efectos secundarios u otras reacciones por su cuenta en el sitio web del VAERS o llamando al 800-822-7967.

  • v-safe. Los CDC crearon una aplicación llamada v-safe que las personas pueden usar para informar reacciones a la vacuna contra el COVID-19. La herramienta ayuda a los CDC a hacer un seguimiento de los efectos secundarios para obtener más información sobre su frecuencia y gravedad.

  • Enlace de datos sobre la seguridad de las vacunas (VSD, por sus siglas en inglés). Se trata de una colaboración entre nueve organizaciones de atención médica y la Oficina de Seguridad de la Inmunización (ISO, por sus siglas en inglés) de los CDC. Las organizaciones de atención médica comparten datos electrónicos sobre los efectos en la salud de las vacunas administradas y sobre los problemas médicos diagnosticados.

  • Monitoreo de seguridad de inmunización rápida posterior a la obtención de la licencia (PRISM, por sus siglas en inglés). Controla la información de los planes de salud y registros de inmunización para detectar y controlar eventos de salud poco frecuentes.

  • Proyecto de evaluación de seguridad de inmunización clínica. Lleva a cabo estudios para aprender sobre la seguridad de la vacuna y ayuda a los proveedores de atención de salud que tienen dudas sobre la seguridad de la vacuna en pacientes específicos.

No todos los informes de eventos adversos significan que hay un problema con la seguridad de las vacunas. El VAERS detecta patrones de eventos de salud, también conocidos como señales de seguridad. Si el VAERS detecta una señal de seguridad, los expertos pueden ver si hay una relación entre los eventos de salud y la vacuna. El VAERS contiene todos los informes presentados, independientemente de la precisión o las probabilidades de que los eventos estén relacionados con la vacuna. No se usan únicamente los informes del VAERS para determinar la seguridad de una vacuna.

Seguridad a largo plazo

Los efectos secundarios graves de las vacunas suelen aparecer dentro de los pocos días, y casi siempre dentro de los dos meses. Las reacciones posteriores a ese período son muy poco probables.

Las personas que participaron en los ensayos clínicos para las vacunas han sido monitoreadas durante más de dos meses y continúan siendo monitoreadas. Además, millones de personas han recibido las vacunas hace más de dos meses. No se han identificado efectos negativos a largo plazo.

Fertilidad

Las alegaciones que vinculan a las vacunas contra el COVID-19 con problemas de fertilidad son infundadas y no existe evidencia científica que las apoye. Los CDC afirman que es seguro que las personas que desean tener un hijo se vacunen contra el COVID-19 y recomiendan que lo hagan.

Las vacunas no pueden causar COVID-19

Ninguna de las vacunas disponibles en los EE. UU. contiene el virus que causa el COVID-19. No es posible contagiarse de COVID-19 a través de la vacuna.

Las vacunas no pueden modificar su ADN

Las vacunas contra el COVID-19 que se administran en los EE. UU. contienen material genético que les indica a las células del cuerpo que comiencen a generar protección contra el virus. Sin embargo, este material nunca interactúa con su ADN. Esto significa que el material genético de las vacunas no puede afectar su ADN de ninguna manera.


Componentes de la vacuna y su funcionamiento

Cómo funcionan las vacunas de Pfizer y Moderna

Tanto la vacuna de Pfizer como la de Moderna son vacunas con ARN mensajero (ARNm). El ARNm es una molécula que contiene el esquema para hacer proteínas. Estas son las primeras vacunas de ARNm que están disponibles, pero esta tecnología se ha estudiado por más de 30 años.

Las vacunas de ARNm funcionan de la siguiente manera:

  1. Las moléculas de ARNm ingresan al cuerpo con instrucciones sobre cómo crear una proteína que forma parte del virus que causa el COVID-19.

  2. Las proteínas generadas provocan que el cuerpo produzca anticuerpos (proteínas especiales que combaten una infección específica) y otras defensas.

  3. Luego, el cuerpo destruye el ARNm.

  4. Si una persona está expuesta al COVID-19 después de haber recibido la vacuna, el cuerpo podrá reconocer el virus y producir anticuerpos y otras defensas para combatirlo.

El ARNm es como un correo electrónico que se le envía al cuerpo con instrucciones sobre cómo identificar y destruir el virus. El cuerpo usa estas instrucciones y luego elimina el correo electrónico por completo.

Cómo funciona la vacuna de Johnson & Johnson

La vacuna de Johnson & Johnson es una vacuna de vector adenovírico. Johnson & Johnson ha estado investigando vacunas de vector adenovírico para otras infecciones durante décadas. La vacuna contra el Ébola de la compañía también es una vacuna de vector adenovírico y ya se usa.

La vacuna de Johnson & Johnson funciona en forma similar a las vacunas de mRNA de Pfizer y Moderna. Sin embargo, usa un tipo diferente de mensaje para enviar instrucciones para generar una respuesta inmune. Los científicos tomaron un gen del virus que causa el COVID-19 y lo pusieron en un adenovirus. El adenovirus usado en esta vacuna causa el resfriado común, pero ha sido modificado de forma tal que no pueda multiplicarse en los seres humanos ni causar la infección.

La vacuna de Johnson & Johnson funciona de la siguiente manera:

  1. Cuando la vacuna ingresa en el cuerpo, el adenovirus transporta un gen del coronavirus a las células humanas. Luego, su cuerpo genera una proteína de COVID-19, pero no el virus en sí mismo.

  2. Las proteínas que se generan provocan que su cuerpo produzca anticuerpos, proteínas especiales que combaten una infección específica.

  3. Si usted está expuesto al COVID-19 después de vacunarse, su cuerpo reconocerá el virus y su sistema inmunitario estará listo para combatirlo.

Ingredientes de las vacunas

The Pfizer and Moderna vaccines contain the following types of ingredients:

  • Lípidos: los lípidos son moléculas de grasa que no se disuelven en agua. Estos rodean al ARNm y lo protegen para que no se rompa antes de entrar en las células. El polietilenglicol es un ejemplo de lípido incluido en la vacuna.

  • Sales, ácido acético y aminas: se usan para proteger a las células porque mantienen el pH (el nivel de acidez) de la vacuna en un valor similar al del pH del cuerpo. La vacuna de Pfizer contiene cuatro sales, incluida la sal de mesa. La vacuna de Moderna contiene ácido acético (el ácido presente en el vinagre), una sal y dos compuestos orgánicos derivados del amoníaco conocidos como aminas.

  • Azúcar: se usan para proteger a las células porque mantienen el pH (el nivel de acidez) de la vacuna en un valor similar al del pH del cuerpo. La vacuna de Pfizer contiene cuatro sales, incluida la sal de mesa. La vacuna de Moderna contiene ácido acético (el ácido presente en el vinagre), una sal y dos compuestos orgánicos derivados del amoníaco conocidos como aminas.

La vacuna de Johnson & Johnson contiene los siguientes tipos de ingredientes:

  • Estabilizadores: sales, alcohol, polisorbato 80 y ácido clorhídrico.
  • Productos derivados: aminoácidos.

Las vacunas no contienen:

  • Antibióticos
  • Hemoderivados
  • Tejido fetal o células humanas
  • Gelatina
  • Gluten
  • Mercurio
  • Microchips
  • Cerdo u otros productos de origen animal
  • El virus que causa COVID-19

Puede consultar una lista completa de los ingredientes de la vacuna de Pfizer (PDF) y de la vacuna de Moderna (PDF) y de la vacuna de Johnson & Johnson (PDF).

Inmunidad colectiva

La inmunidad colectiva se da cuando una cantidad suficiente de personas en una población tiene inmunidad (protección) contra una enfermedad contagiosa, de forma tal que es poco probable que la enfermedad se propague. Como consecuencia, incluso las personas que no están vacunadas corren un riesgo menor de infectarse. El porcentaje de la población que necesita tener inmunidad para lograr la inmunidad colectiva es diferente para cada enfermedad.

Aún hay transmisión del COVID-19 en la ciudad de Nueva York y en todas partes. Los expertos coinciden en que no hemos alcanzado la inmunidad colectiva. Todas las personas elegibles deben vacunarse para protegerse y proteger a los demás.

Nuevas variantes/cepas del virus

Es normal que un virus mute (cambie) con el tiempo y que se generen nuevas variantes. Se han identificado diversas variantes del virus que causa el COVID-19. Algunas de ellas se transmiten más fácil y rápidamente que otras, y pueden causar una enfermedad más grave. Esto puede dar como resultado más casos de COVID-19, más hospitalizaciones y más muertes. La presencia de estas variantes hace que vacunarse sea aún más importante.

Las tres vacunas protegen contra las variantes actuales, incluida la variante delta. Las vacunas reducen el riesgo de contagiarse de COVID-19 y tienen una alta efectividad en la protección contra la forma grave de la enfermedad, la hospitalización y la muerte de las variantes actuales.


Historial médico y consideraciones clínicas

Alergias

Puede vacunarse si tiene antecedentes de reacciones alérgicas a alimentos (incluidos los huevos), antibióticos u otros medicamentos que se toman por boca, caspa de animales, venenos, ácaros del polvo, polen, moho, humo de cigarrillo o látex. También puede vacunarse si tiene antecedentes familiares de reacciones alérgicas.

Hable con su proveedor de atención de salud antes de vacunarse si alguna vez ha tenido una reacción alérgica grave o inmediata a alguno de los siguientes:

  • Una vacuna contra el COVID-19.
  • Un componente de una vacuna contra el COVID-19.
  • Cualquier otra vacuna o medicamento inyectable.

Si está actualmente enfermo de COVID-19

Si recientemente obtuvo un resultado positivo en una prueba de COVID-19 o tiene síntomas de COVID-19, debe esperar para vacunarse hasta haber finalizado el aislamiento para evitar exponer a otras personas a la enfermedad.

Esto significa que no debe vacunarse hasta que se cumplan todos los siguientes:

  • Han pasado al menos 10 días desde que comenzaron los síntomas. O, si nunca tuvo síntomas, 10 días desde la fecha de la prueba.
  • No ha tenido fiebre en las últimas 24 horas sin haber tomado medicamentos para bajar la fiebre.
  • Si tuvo síntomas, han mejorado los síntomas generales.

Si tiene COVID-19 entre la primera y la segunda dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna, igualmente debe recibir la segunda dosis una vez que finalice el periodo de aislamiento. Es importante recibir la segunda dosis, incluso si tuvo COVID-19.

Si ha tenido la enfermedad causada por el COVID-19

Los CDC y otros expertos recomendaron vacunarse incluso si ya ha tenido COVID-19. Vacunarse es una manera segura de ayudar a fortalecer su sistema inmune y reducir las posibilidades de volver a contagiarse de COVID-19. Una vacuna puede proporcionarle una mejor protección contra variantes nuevas y más contagiosas del virus, como la variante delta.

No existe evidencia de que haber tenido COVID-19 hará que una persona tenga una mala reacción a las vacunas.

Tratamiento con anticuerpos monoclonales

El tratamiento con anticuerpos monoclonales es un tipo de tratamiento que el médico receta a las personas que han obtenido un resultado positivo en la prueba de COVID-19.

Si ha recibido un tratamiento con anticuerpos monoclonales, debería esperar 90 días una vez finalizado el tratamiento para vacunarse.

Si se ha vacunado y luego tuvo COVID-19, aun así puede recibir el tratamiento con anticuerpos monoclonales si cumple con los demás requisitos.

Exposición reciente al COVID-19

Si recientemente estuvo en contacto cercano con una persona que tiene COVID-19 (a menos de 6 pies de distancia por al menos 10 minutos en un período de 24 horas), debe esperar para vacunarse hasta haber estado en cuarentena por 10 días desde su última exposición.

Si está expuesto a una persona con COVID-19 entre la primera y la segunda dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna, igualmente debe recibir la segunda dosis. Posponga la cita para la segunda dosis, si está programada para una fecha durante el periodo de cuarentena. Debería recibir la segunda dosis lo antes posible después de ese plazo.

Otras vacunas

Puede recibir la vacuna contra el COVID-19 antes, después o al mismo tiempo en que recibe cualquier otra vacuna. Todas las personas deberían recibir la vacuna contra la gripe (antes o durante la temporada de gripe) y una vacuna contra el COVID-19.

Vacunas contra el COVID-19 de fuera de los EE. UU.

Las personas que vienen a los EE. UU. desde otros países pueden estar parcial o completamente vacunadas con vacunas que no sean de Pfizer, Moderna o Johnson & Johnson. Solo se considerará que están completamente vacunadas si recibieron todas las dosis de una de las vacunas autorizadas para uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si usted ha recibido todas las dosis recomendadas de una vacuna contra el COVID-19 indicada para uso de emergencia por la OMS, no necesita una dosis adicional de una vacuna contra el COVID-19 aprobada o autorizada por la FDA.

Si usted no ha recibido todas las dosis recomendadas de una vacuna contra el COVID-19 indicada para uso de emergencia por la OMS, puede recibir la serie completa de una vacuna contra el COVID-19 aprobada o autorizada por la FDA. Debe esperar al menos 28 días desde su última dosis de la otra vacuna contra el COVID-19.

Si usted recibió todas o algunas de las dosis recomendadas de una vacuna contra el COVID-19 que no está indicada para uso de emergencia por la OMS, puede recibir la serie completa de una vacuna contra el COVID-19 aprobada o autorizada por la FDA. Debe esperar al menos 28 días desde su última dosis de la otra vacuna contra el COVID-19.

Hable con su proveedor si tiene preguntas.

Embarazo y lactancia materna

Los CDC, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) y la Sociedad de Medicina Materno-fetal (SMFM, por sus siglas en inglés) recomiendan enfáticamente que todas las personas embarazadas o en periodo de lactancia se vacunen contra el COVID-19. Esta recomendación se basa en la evidencia disponible relacionada con la seguridad de las vacunas para las personas que están embarazadas o en período de lactancia y los riesgos de contagiarse de COVID-19. Esto incluye el aumento de los riesgos de la variante delta más contagiosa y peligrosa del virus. En los primeros datos de los sistemas de monitoreo de la seguridad, no se identificaron preocupaciones de seguridad de las vacunas para personas embarazadas o sus bebés.

Las personas embarazadas o en período de lactancia pueden vacunarse en cualquier lugar, como un centro de vacunación administrado por la Ciudad, una farmacia o el consultorio de su médico. No existe ninguna recomendación de realizar una prueba de embarazo antes de recibir una vacuna contra el COVID-19.

Ciclo menstrual

Los cambios en el ciclo menstrual pueden estar causados por muchos factores, como estrés, cambios en el sueño, la dieta, el ambiente y el estilo de vida, lo cual es común que suceda durante la pandemia de COVID-19. Se realizarán más investigaciones para determinar si existe una relación entre la vacunación contra el COVID-19 y los cambios temporarios en el ciclo menstrual. Sin embargo, los expertos están de acuerdo en que no es necesario que planifique cuándo vacunarse en función de su ciclo menstrual, y que es seguro recibir la vacuna mientras está menstruando.

Mamografías

Si le corresponde hacerse una mamografía y recientemente se ha vacunado contra el COVID-19, pregúntele a su médico cuánto tiempo debe esperar después de la vacunación para hacerse el estudio.

La vacuna contra el COVID-19 puede causar inflamación en los ganglios linfáticos ubicados en la axila cerca del lugar donde se coloca la inyección. Esta inflamación es un signo normal de que su cuerpo está desarrollando protección contra el COVID-19, pero podría causar una interpretación errónea de los resultados de una mamografía. Algunos expertos recomiendan hacerse la mamografía antes de vacunarse o postergar la mamografía de rutina entre cuatro y seis semanas después de la vacunación. Hable con su proveedor si tiene preguntas.

Personas inmunodeprimidas

Los CDC recomiendan que las personas con enfermedades inmunodepresoras se vacunen.

Las personas inmunodeprimidas tienen mayor riesgo de desarrollar la enfermedad grave del COVID-19. Las vacunas que están disponibles en los EE. UU. no contienen el virus vivo y pueden administrarse de forma segura a las personas inmunodeprimidas. Esto incluye a las personas con VIH u otras enfermedades inmunodepresoras y a las personas que toman medicamentos que debilitan el sistema inmune.

Se recomienda una tercera dosis de la vacuna para las personas moderada a severamente inmunodeprimidas (PDF) y que hayan recibido la vacuna de Pfizer o Moderna.

Si tiene alguna afección o está tomando medicamentos que debiliten el sistema inmunitario, es posible que no logre la protección total incluso después de vacunarse. Hable con su proveedor de atención de salud antes de dejar de tomar medidas de precaución, como usar una mascarilla y mantenga el distanciamiento físico.

Síndrome de Guillain-Barré

Existe un riesgo menor de padecer el Síndrome de Guillain-Barré (GBS, por sus siglas en inglés) después de recibir la vacuna de Johnson & Johnson. Este riesgo no se ha asociado a la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer ni de Moderna.

Las personas con antecedentes de GBS pueden recibir cualquiera de las vacunas contra el COVID-19 aprobadas o autorizadas por la FDA y pueden consultar con su proveedor de atención de salud a la hora de elegir la vacuna.

Parálisis facial

Las personas que han tenido previamente parálisis de Bell (parálisis facial) pueden recibir cualquiera de las vacunas autorizadas o aprobadas por la FDA.

Una pequeña cantidad de casos de parálisis facial fueron informados después de la vacunación en los ensayos clínicos para las vacunas contra el COVID-19. Sin embargo, la FDA no considera que esta cantidad sea más que la tasa esperada en la población general. No concluyeron que estos casos hayan sido causados por la vacunación. Los CDC y otros expertos continúan monitoreando de cerca los datos de seguridad e investigarán si se identifica un posible problema de seguridad.

Personas con rellenos dérmicos

Es poco frecuente que las personas que han recibido rellenos dérmicos hayan experimentado hinchazón en el lugar de la inyección del relleno o cerca (en general, en la cara o los labios) después de recibir la vacuna de Pfizer o Moderna. Esto no se ha observado en las personas que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson. La hinchazón parecer ser temporal y se soluciona con tratamiento médico, que incluye terapia con corticoesteroides.

Las personas que han recibido rellenos dérmicos pueden recibir cualquiera de las vacunas autorizadas o aprobadas por la FDA. Deben contactar a su proveedor de atención de salud para evaluar si experimentan hinchazón en el lugar de la inyección del relleno dérmico o cerca después de la vacunación.

Otras afecciones y medicamentos

Diferentes afecciones médicas hacen que algunas personas corran mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave si se infectan con COVID-19, por lo cual es particularmente importante que se vacunen contra el COVID-19. Muchas de las personas que participaron en los ensayos clínicos tenían afecciones preexistentes, y la vacuna resultó ser efectiva y segura para ellas. Muchos millones de personas del público en general con afecciones médicas preexistentes se han vacunado. Las personas con cualquier tipo de afección pueden vacunarse, a menos que hayan tenido alguna reacción alérgica a la vacuna contra el COVID-19 o sus componentes.

Además, para vacunarse contra el COVID-19, no es necesario dejar de tomar los medicamentos recetados por el médico.

Si tiene dudas sobre una afección médica preexistente o un medicamento, hable con su proveedor de atención de salud sobre la vacunación.


Desarrollo, autorización y aprobación de las vacunas

Desarrollo y prueba

Las vacunas contra el COVID-19 siguieron las mismas etapas de desarrollo que otras vacunas: fueron desarrolladas y probadas en un laboratorio y luego sometidas a ensayos clínicos monitoreados de cerca por la FDA.

Los ensayos clínicos incluyen la prueba de la vacuna en personas para ver si es segura y eficaz. Las vacunas contra el COVID-19 fueron probadas en decenas de miles de personas de diferentes sexos, edades, razas y origen étnico que se presentaron como voluntarios para ser parte de los ensayos clínicos.

Autorización de Uso de Emergencia

En una emergencia, la FDA puede permitir que las vacunas, al igual que las pruebas y los tratamientos, se utilicen proporcionando una Autorización de Uso de Emergencia (EUA, por sus siglas en inglés). Las vacunas de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson han recibido una EUA.

Todas las vacunas para las cuales se emita una EUA deben ser sometidas a los mismos ensayos clínicos a los que se someten todas las demás vacunas. La FDA puede otorgar una EUA solamente si existe evidencia sólida que indique que los beneficios de recibir la vacuna compensan los riesgos para los pacientes.

Licencia

La FDA espera que los fabricantes cuyas vacunas contra el COVID-19 sean autorizadas mediante una EUA continúen los ensayos clínicos para recibir información adicional sobre la seguridad y eficacia durante un periodo de tiempo más largo, y solicitar la aprobación (licencia).

La vacuna de Pfizer ahora ha recibido licencia para las personas de 16 años de edad y mayores (comercializada con el nombre Comirnaty). El uso de la vacuna en personas de entre 5 y 15 años todavía tiene una EUA.

Moderna ha solicitado la licencia, y Johnson & Johnson, que estuvo disponible más tarde, aún está recopilando datos adicionales.


Recursos adicionales